Un paraíso en Villa del Este

Captura de tuitoi.com

Captura de tuitoi.com

Una villa llena de historia

En el año 1556, el cardenal Hipólito II de Este encargó la construcción de esta maravillosa villa, en la que se albergarían inmensos jardines, edificaciones palaciegas de gran belleza y una gran variedad de fuentes decorativas. Todo un lujo para los sentidos, a muy poca distancia de la ciudad de Roma.

La ladera de Tívoli donde fue construida por el arquitecto e ingeniero, Alberto Galvani, favoreció una construcción en la que predominaban los juegos de agua y las cascadas. Esta forma de construcción fue imitada a lo largo de los siglos en toda Europa, la temática acuática y los jardines aterrazados conquistaron a todos aquellos que pasaron por allí, convirtiéndola en un referente.

En el s.XVIII, la villa fue legada a la casa de los Habsburgo, callendo en desuso durante años. Después de la I Guerra Mundial, el Estado Italiano adquirió la villa y la restauró y amuebló con pinturas de la Galería Nacional de Roma. La Villa del Este volvió a la vida y hoy en día se ha convertido en un lugar imprescindible.

El jardín de las cien fuentes

Cada fuente que pueblan uno de los jardines más hermosos del planeta, tiene un origen y una historia detrás, ¿Quieres conocerlas?

Quizás la que más llama la atención a los visitantes, debido a su belleza y vistosidad, es la fuente de Neptuno. De construcción reciente, enmarca los estanques que siglos atrás albergaron una gran reserva de peces.

Las cien fuentes que recorren un largo paseo de un extremo a otro, fueron en su momento cuna de la distinción. Hoy en día, acusan el paso del tiempo bajo una capa de óxido, pero el encanto sigue intacto y su inspiración romántica sigue encandilando.

Otra de las fuentes que disparan la imaginación de aquellos que la conocen es la de la Lechuza, llamada así debido a un complicado sistema hidráulico que hacía salir de la fuente una bandada de pájaros metálicos cantando a la vez que salía una lechuza mediante otro mecanismo.

El mejor momento para visitar la Villa del Este

La mejor época del año para visitar esta villa italiana es en primavera, momento en el que los jardines están más esplendorosos y bellos.

Una excelente opción es alojarte en un hotel en Roma y dedicar un día entero a visitar la villa, disfrutando de su naturaleza y estilo. Al mismo tiempo, al alojarte en la capital, tu situación te posibilitará realizar un buen turismo en Roma y sus alrededores, aprovechando al máximo el viaje y sacándole su mayor partido.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Los mejores mercadillos del mundo 1/3

Mercado de Portobello road

Mercado de Portobello Road

De hecho, una de las mejores opciones para conocer la gastronomía y la cultura local, son los mercadillos. Preparados para venderte desde un trozo de pizza recién hecha a unas sábanas de segunda mano, te encantará visitarlos. ¿Te gustaría conocer los más importantes?

El gran Bazar, en Turquía

La ciudad turca de Estambul acoge el Gran Bazar, un increíble mercado repleto de artículos de todas las clases. Si viajas a este país, se trata de una visita obligada durante tus compras, y es que la variedad es inmensa y el ambiente, muy bueno.

El recinto en que se encuentra el Bazar está techado y consta de unos cuatro mil pequeños puestos, unos junto a otros, desde donde se apuestan los comerciantes al acecho del turista. El regateo será tu gran aliado para comprar tanto alfombras, como piezas de orfebrería.

No olvides tomarte un té moruno en alguno de los cafetines que pueblan el mercado. Ver a la gente pasar mientras disfrutas de tu bebida, es algo imprescindible si quieres captar la esencia de Turquía y del Bazar a la par que te relajas después de un ajetreado día.

Existen muy buenas ofertas de vuelos hasta Estambul, ya que se trata de una ciudad con un alto grado de turismo y tiene muy buena acogida entre los visitantes.

Portobello Road, en Inglaterra

Uno de los grandes atractivos de los que disfruta la ciudad inglesa de Londres, es la de mantener uno de los mercados más interesantes del mundo.

La calle de Portobello, situada en el magnífico barrio de Notting Hill, está en constante ebullición durante toda la semana, pero cuando llega el sábado es todo un espectáculo. Es en este día, cuando se abren todos los puestos y las calles se llenan de gente dispuesta a disfrutar de unas buenas compras.

En Portobello Road spodrás disfrutar de la mejor gastronomía venida de cualquier parte del mundo, a la vez que tendrás tiempo de comprar alguna bonita antigüedad.

En las calles donde se celebra este mercado también han proliferado los puestos y tiendas de ropa vintage, así que si te gusta lo antiguo y la buena comida, no te lo pierdas.

La noche de San Juan en España

Captura de sigojoven.com

Captura de sigojoven.com

Celebraciones en Galicia

Uno de los lugares donde se tiene en más consideración esta fecha es en Galicia, sobre todo en las zonas de playa, y es que el rito de la noche de San Juan forma parte del folklore gallego desde hace muchos años.

Es costumbre para los gallegos decir que se trata de una noche en la que se espantan los malos espíritus, una de las frases que ilustran esto es la de “En San Xoán meigas e bruxas fuxirán” –en San Juan meigas y brujas huirán-.

Junto con las hogueras, que se encienden pasada la media noche del día 23, y los baños de mar, Galicia se llena de buenos presagios y grandes esperanzas para todos aquellos que vierten sus deseos al mar.

La Noche de San Juan en La Coruña ha llegado a poseer el estatus de Interés Turístico Nacional. En esta ciudad se llenan las playas de Riazor y Orzán cada año, de hecho cada vez son más los visitantes que desean conocer esta festividad.

También se celebra en…

Otra zona donde también se celebra a lo grande la Noche de San Juan es Cataluña. En esta comunidad se acostumbra a realizar las llamadas “verbenas de San Juan”, en las cuales se queman hogueras hechas de trastos viejos y se juntan las familias y amigos a pasar una noche agradable en compañía.

En el País Vasco se celebra al igual que en Galicia, de hecho es costumbre prender hogueras en cualquier lugar, ya sea de costa o no. Otra costumbre curiosa es la que tienen algunos jóvenes que terminan curso y queman sus apuntes en el fuego.

Aprovecha el puente de San Juan

Si te decides a visitar alguno de estos lugares durante las fechas del solsticio, recuerda revisar las distintas ofertas del puente de San Juan, hay muchas y muy buenas. Cógelo con tiempo y así elegirás aquel que más te convenga.

No olvides acudir a esa noche lleno de energía positiva y buenas vibraciones, y es que es una manera excelente de encarar el verano y renovar energías. No te lo pierdas.

Visita Madrid en un día

Captura de ntspilarmad.com

Captura de ntspilarmad.com

Por lo que si tan solo tenéis un día para visitar ciudad de Madrid, seguid leyendo.

Arranca el periplo madrileño

Es temprano y deseas verlo todo, ¿Por dónde empezar? La Puerta del Sol es una buena opción, amén de encontrarnos con el mítico reloj que nos marca las campanadas cada Nochevieja, también nos encontramos en un centro neurálgico muy importante de la ciudad.

Seguimos por la Calle Mayor, a tan solo unas calles de Sol. Su ambiente y su colorido invitan a tomar algo allí, guarda fuerzas y carga batería comiendo algo en alguna de las múltiples terrazas que allí hay.

Pasea por la ciudad descubriendo calles con tanta historia como la de Alcalá. Cerca de aquí te encontrarás con el afamado Paseo del Prado, donde podrás disfrutar del “triángulo de oro”, es decir, de los museos del Prado, el Reina Sofía y el Thyssen Bornamisza. Reserva un poco de tiempo para visitar y observar aunque sea las obras más importantes como el Guernica de Picassso en el Reina Sofía o la Maja Desnuda en el Prado.

Hora de comer y relajarse

Si después de tan ajetreada mañana te decides por algo, que sea por una buena comida y un buen Spa en Madrid, que hay muchos.

En este caso os recomendamos que visitéis alguno de los Museos del Jamón que pueblan las calles madrileñas. También es recomendable cualquier bar de tapeo del centro en el que os podáis sentar en alguna terracita, que ahora con el buen tiempo eso se agradece.

La hora de relajarse en Madrid llega con la visita a cualquiera de los spas que hay en la capital, es un buena solución para descansar y todavía te quedará tiempo para seguir viendo cosas.

Una vez con el cuerpo en paz, no olvides caminar hacia el Parque del Retiro, y es que su tranquilidad y su vegetación te harán olvidar por un momento donde estás. Túmbate en el césped y relájate.

Si te apetece darle marcha nocturna al cuerpo, pásate por el Barrio de Malasaña o Chueca, son barrios económicos y repletos de bares donde poder tomar una copa tranquilamente. Será el broche de oro para tu estancia de en Madrid, no lo dudes.