El Arroyo de la Rocina: La Puerta de Doñana

Los Monumentos Naturales de Andalucía son paisajes, habitados o no por el hombre. Su especial protección los salvaguarda de la especulación o el abandono, y sirven de referentes de las políticas de gestión medioambiental y sostenibilidad en la U.E. Hoy visitamos de nuevo Doñana.

Hoy viajamos a la aldea del Rocio, en Almonte, Huelva, para ver la Zona de Protección del Arroyo de la Rocina, en el P.N. de Doñana, la mayor reserva ecológica de Europa, donde se interrelacionan varios ecosistemas, y la mano del hombre ha sabido y sabe dirigir las acciones de conservación del espacio natural.

Pinar y Algaidas

El sendero peatonal de la Rocina lleva ya varios años funcionando, y las estadísticas dicen que cada vez es mayor el interés que despierta en los amantes de la naturaleza este paisaje. A lo largo de 3,5 kms en llano, con el Arroyo como eje vertebrador, veremos varios ecosistemas. El primer tramo discurre entre pinos piñoneros, pero pronto llegamos a la orilla, donde paramos para contemplar desde el primer observatorio de aves el Charco del Perchel, desembocadura de este pequeño río; calamones, patos reales, ánsares comunes y una larga lista de acuáticas lo habitan. Continuamos hacia la Algaida del Carrizal (las Algaidas son afluentes del Arroyo), donde crecen macizos de eneas, juncos y carrizos, refugio de nidos y cámaras fotográficas. Ambas orillas están pobladas de helechos, tojos, brezos y zarzas, que dan frescor en verano y aroman el aire con una mezcla de olores únicos.

Monte blanco

Podemos continuar el sendero que comienza en la Algaida del Meloncillo; este tramo discurre por monte blanco; romero, lavanda y almoradux dan vida al aire, y miel a la mesa. Podremos contemplar alcornoques, y más adelante, acebuches asociados al matorral de mirto, madroño, y fusco, cerca del agua.

Final de trayecto

En este tramo existen dos observatorios más que dan al Charco de la boca, tramo de aguas remansadas, próximas al bosque en galería. El regreso es a la inversa. No tiene pérdida. Un milano nos sigue desde lo alto. Probablemente vire al oeste buscando el poniente. No le gustan los brillos de los prismáticos.

Zona de protección

Los romeros celebran el primer lunes de Pentecostés el “salto a la reja” de los almonteños, momento cumbre de la Romería del Rocío, que congrega en el entorno la ermita a más de un millón de personas. El resto del año El Arroyo de la Rocina es un espacio único de contrastes naturales , y debería ser Monumento Natural para asegurar su conservación y su existencia como tal. Es una frontera de Doñana, es un tesoro del ayer.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Únete a la Federación Internacional de Albergues y abarata costos

Como todos sabemos, factores económicos no siempre permiten que se concreten estos deseos. Con el fin de apoyar a los viajeros natos, existe una Organización Internacional de Alberguistas que brinda soluciones locativas económicas a sus socios.

El carné de alberguista habilita a los jóvenes a hospedarse en cualquiera de los albergues pertenecientes a la REAJ (Red Española de Albergues Juveniles) y también en los pertenecientes a la IYHF (Federación Internacional de Albergues Juveniles). Esta organización cuenta con más de cinco mil albergues alrededor de todo el mundo.

Tipos de Carnés y sus beneficios
Existen cuatro tipos de carné. El carné Juvenil es otorgado a personas menores de veintinueve años y el Adulto a cualquier persona mayor de treinta. También está el carné Grupal, otorgado a grupos con no menos de diez integrantes; y el carné Familiar, otorgado a grupos familiares con hijos que no superen los catorce años de edad. Cualquiera de estos carnés tendrá un año de vigencia a partir de su emisión.

Una vez adquirido el carné de Alberguista Internacional, estarás habilitado para hospedarte en cualquiera de los 4.200 albergues que constituyen la IYHF y que están distribuidos en más de sesenta países diferentes. Al llegar al albergue elegido, tendrás la posibilidad de acceder a habitaciones individuales o podrás optar por habitaciones dobles o múltiples, donde compartirás el espacio con personas de diferentes regiones del mundo, que también forman parte de esta comunidad. Como es de esperarse, también tendrás derecho a todos los servicios necesarios que un turista necesita y que brinda cualquier hotel: cofres para objetos de valor, servicio de bar, lavandería, desayunos, etc.

Requerimientos, tarifas y reservas
Al momento de solicitar el carné deberás presentar tu documento identificatorio (DNI) o tu pasaporte (siempre y cuando esté vigente). Para solicitar el carné Familiar se debe presentar, además de los documentos de todos los integrantes de la familia, la libreta de matrimonio donde consta el nacimiento de los hijos.

Los precios de las diferentes modalidades carnés, oscilan entre los 5 euros el más económico (Juvenil) y los 24 euros el carné Familiar. La “Guía de Albergues Juveniles Internacionales” cuesta 11 euros y también es expedida por la REAJ.

En cuanto a las reservas: existe un Sistema Internacional de Reservas on-line denominado IBN (International Booking Network) que te permite hacer consultas en tiempo real y reservar habitaciones todos los días del año desde cualquier parte del mundo.

El servicio tiene algunas limitaciones. Para tener acceso a este servicio debes poseer tarjeta de crédito y como podrás observar en el Sitio Web, no se te permitirá hacer reservas para más de nueve personas ni reservar habitaciones por más de seis noches.

Anímate!
Si tenías un viaje en mente, esta más que conveniente alternativa te ayudará a tomar la decisión.

Un monumento muy habitado : El Pino centenario de Mazagón.

Este Pino centenario (Pinus pinea) cuya copa se ha desarrollado más en extensión que en altura, es una de las reliquias de las repoblaciones llevadas a cabo en toda la Comarca de Doñana desde 1730 (C.M.A., Junta de Andalucía ).

Hoy, en Monumentos Naturales de Andalucía, naturaleza, paisajes, historia y gastronomía en la Costa de la Luz, Huelva.

El entorno natural

El pino centenario de Mazagón extiende sus ramas en mitad del pinar como esos árboles de película; de noche, con la luna de Agosto, parece que el fantasma del jinete sin cabeza de Sleepy Hollow va a salir de sus enormes raices a recorrer la Tierra Llana de Huelva. De día, parece aquel árbol donde quedaron encaramados los hijos del Capitán Grahm tras un diluvio amazónico. Lo cierto, es que da mucho juego a la imaginación este pino centenario. En esta tierra todo es grande; El Término de Moguer, que es donde nos encontramos, tiene una extensión de 204 Km cuadrados; el pinar donde se asienta nuestro protagonista es este inmenso y verde Parque Natural de Doñana, zona de dispersión del Lince Ibérico. La vista de su costa desde El Parador Nacional de Mazagón, justo al lado del lugar exacto donde está nuestro Pino, va desde Matalascañas hasta Huelva. No hace muchos años, en la orilla, se podían divisar tortugas marinas, y hoy dia, en las golas de sus playas, aún crían pequeños hipocampus y la exquisita coquina. Degustarlas a ser posible compañada de un Andrade, del vecino Condado, bien frío.

Mazagón

Mazagón es una población costera de veraneo tradicional para las élites de Huelva y Sevilla desde la década de los años veinte. Son bellas postales el Faro de Picacho, rodeado de un bellísimo pinar, o el Espigón al atardecer, donde se pescan buenas brecas. Si Mazagón está junto a Doñana, la vecina Matalascañas está prácticamente en medio.

Matalascañas

Antiguas políticas de urbanización que no fueron demasiado acertadas incrementaron la ocupación estival de esta urbanización de forma desmesurada, creando un conflicto de sostenibilidad al Ayuntamiento de Almonte, al cual pertenece. La reordenación del tráfico y los accesos a Doñana, la conservación y embellecimiento de espacios públicos, como jardines y antiguas dunas, el desarrollo turístico en el coto , los servicios culturales, médicos, urbanos y de playa,… en una palabra, la madurez de este espacio urbano está demostrando al mundo poco a poco como miles de personas viven en el paraiso de forma sostenible dos meses al año. La oferta es diversa: Cultural, con el Museo de Cetáceos – ofrece visitas en barco por las zonas de humedal de Punta Umbría -, la puesta del sol, la bici, andar por las pasarelas de Doñana, los deportes naúticos, o salir de copas. Y muchas cosas más que el pudor y mis recuerdos me impiden contar. Al final del día, si miramos al sureste desde los palos, aún podemos ver el semblante arrugado, tras mil batallas marinas, de un viejo pescador remendando un nuevo trasmallo que calará esta misma tarde a un par de millas en busca del apreciado y escurridizo langostino.

Las Salchichas a lo largo de la historia

El embutido es quizás el más simple de los ingredientes culinarios, es reverenciado por los más chicos, pese a venir acompañado por tan solo pan, los más grandes, adoradores de comidas sanas, lo suelen rechazar, pero parece ser que los embutidos cuentan con una larga trayectoria.

Una historia de salchichas

Puesta a investigar un poco más a este ingrediente me encontré con que el origen del vocablo “salchicha”, se origina del Latín “salsus” y que su significado no seria otro que; “salteado o salado”, que no haría más que referirse a una de las primeras (sino la primera) formas que los hombres descubrieron para conservar sus alimentos. Homero, ya hacia mención de ellos en su Odisea y se tiene por sabido que mucho antes de Cristo, los chinos y los caldeos tenían conocimiento de ella.

Algo más que descubrí investigando es que, se comenzó a desarrollar en Europa, donde comienza a ser un popular bocadillo consumido en festivales. El cristianismo desaprobó su consumo y fueron prohibidos en todo el Imperio Romano. Pero estos grandes consumidores de embutidos no se resignaron y dió inicio el contrabando de las inocentes salchichas. Ante la imposibilidad de detener tremendo acto marginal, no quedo más que autorizar su libre consumición, con lo que se consiguió que proliferasen extendiendo su presencia al resto de los pueblos europeos.

El medievo diversificó sus embutidos

En el transcurso de la Edad Media, cada pueblo desarrolla un embutido con características e identidad propia. Tuve oportunidad de enterarme que por ejemplo; en el sur de Europa surgió lo que se conoce como “salchicha seca”, hecha de esa forma para impedir que las temperaturas elevadas las hicieran descomponer, al mismo tiempo, en el norte europeo incorporaban el proceso de “ahumado” al fabricarlas.

Tierra de salchichas
Los alemanes son quienes mejor reflejan la característica de su pueblo. Tienen, las famosísimas “Rostbratwurst”, unas pequeñas salchichas de Núremberg y que poco importa su pequeño tamaño, unos 7 o 9 centímetros y no más de 25 gramos de peso, pero que tienen un inmenso sabor. Su sabor tan particular se lo da la “mejorana” y son muy solicitadas desde el año 1462, cuando los carniceros fueron autorizados a fabricarlas y venderlas.

La ciudad de Múnich, hace también su humilde aporte a esta variedad culinaria con su especialidad, la “salchicha blanca”. Tuve oportunidad de conocer esta variedad de salchicha, tiene el grosor y la forma de un “chorizo” (otro embutido), para su preparación se utiliza carne picada de ternera, lomo de cerdo y cabeza de ternera. Se la hierve y al ser servida se agrega mostaza dulce. El origen de esta variedad de salchicha es un tanto curioso. Parece ser que como producto de un error de calculo, el cocinero del restaurante “Hacia la Eterna Luz”, de Múnich, siguiendo con su rutina diaria dió comienzo a la preparación de las salchichas, en ese momento tomo conocimiento de la falta de los pellejos para embutir su producto, obligado por las circunstancias debió recurrir a otros de menor espesor. Como la piel usada resulto ser mucho más fina que la habitual, decidó hervirlos en lugar de fritarlos como era costumbre. En un principio los parroquianos se mostraron sorprendidos, pero luego de probar aquella novedad quedaron satisfechos con esta variante.

Si seguimos hablando de carniceros que hicieron historia, como dejar de mencionar a Johann Georghehner, fue un famoso carnicero de la ciudad de Coburg que fabricó la primera salchicha alemana. Al hacerlo viajo a Frankfurt, ya en la ciudad el producto adopta el nombre de “frankfurter” en clara alusión a la ciudad. Con este nombre se la conoce en la actualidad en todo el mundo.

Haciendo las Américas
Hubo otro carnicero habitante de Brooklyn que también alcanzó su momento de gloria. En el año 1867, un inmigrante alemán que se ganaba la vida vendiendo salchichas por las calles de Nueva York, tuvo la genial idea de agregarle un pan, está demás aclarar que el éxito alcanzado supero las expectativas y el invento se convirtió en todo un éxito en poco tiempo. Así nace el Hot-Dog, algo tan estadounidense como lo es la hamburguesa. Como será el status de este producto, que existe un Comité Nacional dedicado a investigar científicamente la producción de las salchichas y los Hot-Dogs, se lo conoce con el nombre de “National Hot Dog and Sausage Council”.

En América Latina son conocidos como Perro caliente, pancho en Argentina y Uruguay, en España perrito caliente. El pan y la salchicha han formado una sólida pareja y según la cultura, es sazonada con diferentes aderezos. En México, le agregan palta en rebanadas, tocino frito, rodajas de chile jalapeño, chorizo, guacamole y todo tipo de salsas picantes. En Venezuela es costumbre agregarles repollo, salsa de ajo, queso rayado, paras fritas pai (esas pequeñitas) y zanahoria. Los chilenos carne y porotos verdes. Por Argentina, lejos son los más moderados, cuesta sacarlos de la mostaza y en ocasiones de una mezcla de ésta con mayonesa a la que bautizaron “mostaneza”.