El futuro está fuera

Las cosas están cada vez más complicadas en nuestro país. Por eso, hay miles y miles de personas que deciden probar suerte en el extranjero.

Estudia inglés en Dublín

Estudia inglés en Dublín

Para irse a vivir y a trabajar al extranjero, lo primero que hay que tener en cuenta es que hay que saber inglés. No vale solo con aprenderlo en una academia española, lo mejor es ir al país en cuestión para poder desarrollar una serie de aptitudes que aquí no vas a poder.

Cursos

Existen multitud de cursos de ingles para adultos en el extranjero, así que ya no vale la excusa de que se es muy mayor para emprender una aventura allende nuestras fronteras. Tengas la edad que tengas, puedes coger las maletas y plantarte en otra parte del mundo.

Pero si no quieres ir a una academia, puedes ir directamente a trabajar como camarero o de “au pair” (niñera). Esto tiene sus pros y sus contras. Obviamente, vas a comunicarte en tu día a día en inglés, pero esto, que parece ser una ventaja, se convierte en un contratiempo si no sabes expresarte como quieres.

Qué país elegir

Una vez que tienes claro que te quieres ir fuera de España, el siguiente paso es elegir destino. Dublín suele ser una de las primeras opciones para muchas personas, pero estudiar y trabajar en irlanda también tiene sus beneficios. No está tan masificado como Dublín o Londres, no hay tantas personas españolas a tu alrededor y puedes practicar mejor el inglés y el nivel de vida es considerablemente más barato.

Otro país muy a tener en cuenta es Malta. La pequeña isla del Mediterráneo te permite estudiar y trabajar, pero con un clima bastante favorable. Son muchas las personas que han ido a Gran Bretaña a estudiar inglés y se han vuelto a los pocos meses porque no podían aguantar el clima tan peculiar de las islas. En cambio, si tu destino es Malta, gozarás de sol y calor durante los 365 días del año.

Así pues, como vemos, existen multitud de opciones. Solo tenemos que elegir la nuestra y emprender un nuevo camino.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Disfruta Isla Graciosa

Viaja a Lanzarote y disfruta de uno de los paisajes más bonitos que te puede ofrecer este lugar, Isla Graciosa.

Práctico y cómodo alojamiento en Lanzarote, vía Luabay

Isla Graciosa está ubicada al noroeste de Lanzarote, ínsula de la que depende en términos administrativos. Desde Lanzarote se puede viajar a Graciosa en ferry, en una travesía que tiene unos 20 minutos de duración y que, en realidad, resulta bastante asequible.

Isla Graciosa forma parte del archipiélago Chinito, al igual que los islotes de Roque del Este, Roque del Oeste, Alegranza y Montaña Clara.

Las vastas playas de aguas cristalinas, ideales para la relajación y el esparcimiento, son el mejor motivo para desplazarse a esta isla. De entre ellas, podemos destacar las de la Cocina y la de los Franceses.

Pintoresca ínsula

Graciosa cuenta con dos comunidades, ambas pequeñas y de notable interés turístico. Una de ellas es Caleta de Sebo y la otra la de Pedro Barba. La primera es muy tradicional y pintoresca. La segunda, en cambio, es una moderna urbanización perfecta para irse de vacaciones. Es recomendable conocer estos mágicos lugares. Por ello, cuando viajas a Lanzarote, es imprescindible hacer un alto en el camino y disfrutar del encanto de la zona.

Rústico encanto

Hay que considerar que, Isla Graciosa, es uno de los escasos sitios en el continente europeo que todavía no cuenta con carreteras asfaltadas. No es gratuito que se la considere la isla más apacible y menos conocida de las Islas Canarias. Una cuestión curiosa que merece la pena destacar es el origen del nombre de Graciosa, que quizás derive de los cautivantes colores de sus muchas playas o de la caprichosa policromía que adoptan sus volcánicas montañas según les de la luz del sol.

Como quiera que sea, para visitar de manera cómoda y práctica Isla Graciosa, se debe contar con un alojamiento adecuado, cómodo y de coste accesible. Una alternativa nos la ofrece el Hotel Luabay Lanzarote Beach, en Costa Teguise (Lanzarote), el cual cuenta con modernas habitaciones con vistas al mar y con los servicios esenciales para pasarlo en grande. Además, está situado cerca de la Playa de las Cucharas, una de las más hermosas de la región. Ningún viajero que viaje a esta zona debe pasar por alto esta zona ya que es un lugar con un encanto personal y que todo el mundo debería visitar.

Gdansk, ni temerariamente ni tímidamente

Es la sexta mayor ciudad de Polonia y la mayor ciudad portuaria del país.

Quizás mas conocida ahora gracias a la Eurocopa ya que en esta ciudad se encuentra el estadio PGE Arena Gdansk, si vais al estadio a ver algún partido y tenéis unos días, no dudéis en aprovecharlos al máximo y conocer esta hermosa ciudad.

La antigua ciudad de Gdansk es por excelencia el destino del Báltico en Polonia , junto con Sopot y Gdynia conforman el área metropolitana conocida como Trójmiasto (la Triciudad).

Es una ciudad marítima que debe su esplendor a años de tormentosa historia, en la que se entrelazaron las influencias polacas y alemanas.

Su mejor época empezó en el año 1361, cuando la ciudad entró en la Liga de Hansa, federación de ciudades marítimas mercantiles de la Europa del Norte. Gdansk rápidamente se ganó la posición de una de las ciudades más importantes de la liga gracias a su emplazamiento favorable en la ruta comercial entre Cracovia y el mar Báltico.

captura holapolonia.com¿Qué ver en Gdansk?

A parte de ser una importante ciudad donde solamente con pasear por las calles y ver los edificios vuelves contento al hotel. En Gdansk hay varias cosas que no te puedes perder si vas a visitarla.
La mayoría de los sitios importantes se encuentran a lo largo o cerca de Ulica Długa (Calle Larga) y Długi Targ (Mercado Largo), una calle peatonal rodeada de edificios históricos reconstruidos en el siglo XVII y característicos por el estilo y la elaboración de puertas de la ciudad.

Ratusz Gdański: el ayuntamiento de la ciudad, en el que destaca su alta torre que se levanta desde el edificio y que está rematada por una estatua del Rey Segismundo II. Justo a los pies del ayuntamiento se encuentra la Fuente de Neptuno, símbolo de la ciudad.

Casa De Oro: Uno de los edificios más bonitos de la ciudad, es famosa por su impresionante fachada renacentista, muestra las cabezas de los gobernantes jefes, escenas de batallas y los escudos de los fundadores.

Jan Sobieski III: una figura del rey Jan Sobieski III montado a lomos de su caballo.
Astillero de Gdansk: una visita obligada por el gran valor histórico que representa, ya que era donde fluía el día a día de la ciudad. Se encuentra en dirección noroeste del centro de la ciudad. Dando un paseo por las instalaciones se pueden ver tres enormes cruces de hierro levantadas en honor a los obreros muertos en el astillero. A la entrada de los astilleros encontramos una exposición que viene a contar su historia.

¡Así que ya sabéis a hacer la maleta y a disfrutar de esta maravillosa ciudad y sus calles!

 

Bucarest, el corazón de Rumanía

En el día de hoy la capital rumana está en boca de muchos por cuestiones futbolísticas. Desde Saltamontes queremos aprovechar este interés para recomendaros los mejores lugares turísticos de la ciudad.

Captura de diariodeunturista.com

Captura de diariodeunturista.com

Se trata de la ciudad más poblada del país con casi 2 millones de habitantes, lo que la convierten en una de las ciudades más pobladas del continente. Además, es el centro nacional de la industria, el comercio y la cultura. Encontraremos Bucarest al sureste del país a orillas del río Dâmbovita.

Es una de las ciudades más interesantes para los amantes de la arquitectura, debido a la gran diversidad. Encontraremos mezcla de estilos neoclásicos, de entreguerras (Bauhaus y Art Deco), comunista y moderno. El sofisticado desarrollo de sus edificios en la época de entreguerras le valió el título de “Pequeño París”.

Visitas más importantes

La visita más sorprendente sin duda será la visita al Palacio del Parlamento. Se trata de un enorme edificio, el cual es el segundo más grande del mundo solo por detrás del Pentágono de Washington. Fue construido durante la dictadura de Ceaucescu en los años 80. En su interior existen nada menos que 1000 habitaciones, unas 500 oficinas, decenas de salas de conferencias y recepciones. Aparte de disfrutar del palacio, en su interior podrás visitar la galería de arte moderno.

Mientras el Ateneo Rumano hará las delicias de los amantes de la música. Ha conseguido una importante reputación mundial, desde su creación a finales del siglo XIX, debido a la calidad de su acústica. Su fachada no te dejará indiferente compuesta por imponentes columnas que sostienen una bellísima cúpula. La sala de concierto puede albergar a 1000 personas, en ella han actuado grandes maestros como Ravel, Strauss y Enescu. Recuerda que las visitas solo se permiten por la mañana, pues a partir de las 15.30 se ensayan los conciertos.

Por último no podíamos olvidar el estadio Arena Nationala, donde se va a celebrar la final de la Europa League. Se trata de un estadio moderno cuya inauguración se llevó a cabo en septiembre de 2011. Tiene una capacidad de 55.000 espectadores, pero ampliable a 63.000. Aunque su gran peculiaridad, es que cuenta con un techo totalmente retráctil capaz de convertir el terreno de juego en un lugar cubierto en apenas unos minutos.