La ciudad de Mozart

Viena, es una ciudad del centro de Europa situada a orillas del Danubio y al pie de los Alpes.

Palacio Hofburg

Palacio Hofburg

Entre otras cosas su fama reside en que fue la cuna de grandes compositores como Strauss, Betthoven y por supuesto Mozart. Además, guarda innumerables monumentos construidos durante el imperio Astohúngaro que te dejarán sin palabras.

La Viena de Mozart

Durante toda su infancia, Mozart y su familia realizaron viajes por toda Europa. En ellos se mostraba a él y su hermana Nannerl como niños prodigio.
Sería en 1780, con 24 años cuando se estableció en la ciudad. Al año siguiente se consolidó como el mejor interprete de la ciudad en una competición ante el Emperador. Además, pronto empezó a convertirse en un próspero compositor.
Algunas de las composiciones más famosas compuestas por Mozart en la ciudad son: El rapto en el serrallo, Gran misa en do menor, El esposo engañado, Idomeneo rey de Creta, etc.
Actualmente en Viena, podemos visitar su casa-museo. En la calle Domgasse se encuentra la única vivienda del compositor que se conserva. En ella residió de 1784 a 1787. En sus más de 1000 metros nos podremos sumergir en el barroco tardío.

Grandes palacios

En cuanto llegues a Viena descubrirás el motivo de que se la conozca como la ciudad de los palacios, y es que en la capital austriaca se encuentran los más impresionantes de todo el mundo.
Uno de los lugares más visitados de la capital austriaca es el Palacio Imperial de Hofburg. Se trata del castillo más grande de toda Viena, con más de 2600 estancias repartidas en 18 alas. En su momento fue residencia oficial de la dinastía de los Habsburgo El palacio además alberga el museo de la emperatriz más famosa: Sissi.
Mientras el Palacio Belvedere ha transformado todas sus estancias en museo. Es de estilo barroco y cuenta con dos palacios, uno dedica al arte barroco y el otro al medieval. Además, en su parte superior acoge la galería austriaca de los siglos XIX y XX. Entre otras obras destaca El Beso de Gustav Klimt.
Por último, os recomendamos la visita al Palacio de Schönbrunn conocido como el Versalles vienés. Literalmente la traducción del nombre significa “bella fuente” y es que sus jardines te dejarán impresionado. Era la residencia veraniega de los Habsburgo.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Berlín, descubre el centro de Europa

Es un lugar imprescindible para todos los amantes de los viajes. Pocas ciudades os transmitirán tantas sensaciones como la capital alemana.

Vista frontal del Reichstag

Vista frontal del Reichstag

Alemania es uno de los países que más cambios ha sufrido en los últimos años. Al pasear por sus calles veremos un importante contraste: podremos pasar en tan solo unos metros del bulevar más exclusivo de la ciudad al barrio más transgresor. Esto es la esencia de Berlín: su pluralidad.

Visitas obligadas

Aún resisten algunas partes del conocidísimo Muro de Belín. Convertido actualmente en monumento de nuestra historia reciente. El muro que una vez dividió en dos a la ciudad se ha transformado en un lugar de expresión artística. También podremos visitar por dentro alguno de los puntos de acceso a la ciudad como el Checkpoint Charlie donde se encuentra el museo del muro.

Muy cerca encontrarás la Puerta de Brandeburgo, imposibles de olvidar son sus impresionantes arcos del siglo XVIII. No se trata de un arco del triunfo, si no que fue construida como antigua puerta de acceso a la ciudad y actualmente se ha convertido en un símbolo para todos los berlineses.

No te dejará indiferente la grandiosidad del Reichstag, sede del parlamento alemán. En su reconstrucción se respetaron sus muros exteriores pero el interior está totalmente reformado. No dudes en subir a la cúpula de cristal que es accesible para todos los públicos y disfruta de la magnífica panorámica de la ciudad.

Salir en Berlín

Donde menos horas gastarás en tu viaje será en el hotel. Aquellos que seáis caseros no tenéis hueco en la ciudad. En Berlín podrás elegir entre más de 9000 restaurantes y bares, más de 100 teatros, casi 200 museos, más de 100 salas de concierto e innumerables expresiones de arte callejero.

Prueba sus platos típicos como las currywurst, las albóndigas de Bulette y disfruta de la mejor cerveza a nivel mundial. Además, debido al importante nivel de inmigración podrás probar platos no solo alemanes.
Berlín también es conocida como la ciudad verde, en referencia al especial cuidado del entorno. Por eso sus parques tiene una gran importancia en la ciudad y debido al clima húmedo siempre los encontrarás verdes.

Escapada romántica en París

Si quieres sorprender a tu pareja con un viaje tu primera opción debe ser la capital francesa, ciudad del amor por excelencia.

Torre Eiffel de París

Torre Eiffel de París

La mejor época para ir es durante la primavera y final del otoño, cuando las temperaturas son más agradables. Al tratarse de un clima continental las temperaturas en invierno y verano son extremas. De todas forma hay que tener en cuenta que la lluvia en París es algo muy habitual por lo que no olvides el paraguas.

Qué ver

Si pensamos en París seguro que la primera imagen que nos viene a la cabeza es la de la Torre Eiffel, ya que es el monumento más visitado de todo el mundo. Se trata de una inmensa construcción de más de 300 metros construida para la Exposición Universal de 1889. Os recomendamos que si queréis subir a ella lo hagáis temprano, debido a las inmensas colas que se forman. El mejor momento del día es al anochecer.
En un marco incomparable, junto al río Sena encontraremos la famosa Catedral de Notre Dame. Construida entre los siglos XII y XIV y es de estilo gótico. Durante estos 800 siglos ha sufrido numerosos cambios pero sigue manteniendo su majestuosidad. En ella han sucedido hechos históricos muy importantes como la coronación de Napoleón o la beatificación de Juana de Arco.
También os recomendamos la visita a uno de los lugares más bellos del mundo: el Palacio de Versalles. Antes de entrar nos recibirán sus magníficos jardines, casi tan maravillosos como el propio palacio. Encontrareis un lugar de lujo y ostentación construido por el rey Luis XIV. Cuando dejó de ser sede del gobierno se corvirtió en Museo de la Historia de Francia, por lo que alberga una gran colección de lienzos.
Antes de que Versalles fuera la residencia real, lo fue el Palacio del Louvre, el cual actualmente es el museo más importante del mundo. Encontraremos cuadros de todo tipo y estilo, pero destaca sobremanera La Mona Lisa.
Por último, no podéis iros de París sin pasear por los Campos Eliseos y el Arco del Triunfo construido por Napoleón. Recordad que también es posible acceder al techo desde donde disfrutareis una de las mejores vistas de la capital.

La ciudad de los canales

Góndola veneciana

Góndola veneciana

Esta ciudad no es un destino más, es un lugar mítico el cual toda persona debería visitar al menos una vez en la vida. A continuación, os intentaremos explicar el motivo.

 

La ciudad italiana se sitúa la noreste del país y es mundialmente conocida como “la ciudad de los canales”. Está formada por 118 islas que a su vez están unidas por 354 puentes. Un paseo por sus calles nos descubrirá una ciudad inmortal en el tiempo desde que era considerado como el lugar más próspero del mundo.

Lugares imprescindibles

Si tuvierais que elegir sólo un lugar al que visitar de la ciudad, sin duda os recomendaríamos la Plaza de San Marcos. Es el punto neurálgico de la ciudad y donde se encuentran los monumentos más destacados: la basílica de San Marcos, el Campanille, el Palacio Ducal y la Torre del Reloj.

En el Palacio Ducal veréis belleza y lujo a la máxima potencia en un mismo lugar. Se trata de un edificio de estilo Gótico en su mayor parte, situado en la parte oriental de la plaza. Este lugar era la sede de la república veneciana y podremos ver algunas sus estancias originales que aún se conservan.

Mientras la Basílica de San Marcos es considerada como el máximo exponente de la arquitectura B

izantina. Es reconocida en todo el mundo, entre otras cosas, por sus innumerables cúpulas. Os recomendamos que dispongáis la entrada de manera anticipada, ya que al tratarse de un lugar con aforo muy reducido, las colas son interminables.

Carnaval de  Venecia

Se trata de la fiesta más conocida de la ciudad, y es uno de los carnavales más famosos del mundo junto con el de Rio de Janeiro. Su nacimiento se remonta aproximadamente al siglo XVII, siendo el siglo posterior en el que alcanzó su máximo esplendor.

Posteriormente la fiesta entró en declive, hasta que con la ocupación napoleónica se prohibió por miedo a conspiraciones. No se recuperaría hasta 1979, y desde entonces su fama ha ido creciendo. Los trajes tradicionales se inspiran a los del siglo XVIII en honor a sus inicios.

Si quieres vivir experiencias únicas como navegar en sus canales con las famosas góndolas y mucho más, vete preparando este imprescindible viaje.