Capri, una pequeña gran isla

No te imaginas la cantidad de cosas que puedes hacer y ver en este pequeña isla, encontrarás el paraíso en el mar Mediterráneo.

Pueblo de Capri

Pueblo de Capri

Está situada en el golfo de Nápoles, entre la península Sorrentina y las islas de Procida e Isquia. Es una isla pero se cree que antiguamente estuvo pegada a la tierra.

Entorno natural

Es uno de los destinos favoritos del turismo internacional. Si por algo destaca Capri es por su maravillosa belleza natural y su clima suave. Sus temperaturas están claramente suavizadas por el mar, la temperatura media es de 13,1 °C en inverno, en primavera de 16,5 °C, mientras en verano es de 22,7 °C y 13,9 °C en otoño. Por lo que cualquier época del año es apropiada para visitar Capri.

La flora es de las más ricas de toda Italia, lo que la dota de un aspecto idílico debido a la poca acción humana que ha sufrido. Pero es en sus fondos marinos donde encontraremos las mejores estampas, se le considera como uno de los más ricos de la Unión Europea, por lo que es un destino preferente para buceadores de todas partes del mundo.

Visitas imprescindibles

Es una isla muy pequeña, por lo que tu estancia se extiende durante una semana te dará tiempo a verla por completo. De todas maneras te recomendamos los lugares más destacados.
La Casa Rossa es una impresionante casa de color rojo construida a finales del siglo XIX. J.C. MacKowen la construyo junto a la Torre Aragonesa, también digna de ser visitada, la cual cuenta con numerosas piezas arqueológicas.
La Villa Lysis fue construida en 1905 y todavía hoy mantiene la atmósfera del siglo pasado. En la planta baja encontraremos un vestíbulo apoyado sobre cuatro columnas, precedido de una enorme escalinata al estilo de los templos clásicos que nos dejara impresionados al igual que las demás dependencias. Actualmente es propiedad del Ayuntamiento de Capri, el cual organiza visitas guiadas.
Las ruinas del Castello Barbarossa las encontraremos al norte. Debe su nombre el famosísimo pirata argelino, posiblemente las fortificaciones más grandes de lo normal que posee se hicieron para evitar la entrada de los piratas que dominaban el mar Mediterráneo.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Suiza, un destino diferente

Si lo que buscas son unas vacaciones en plena montaña rodeada de una gran variedad de vegetación Suiza es tu destino.

 

Montaña suiza

Montaña suiza

Sois muchos los que en verano huís de las clásicas vacaciones de sol y playa. En territorio suizo, tendréis las temperaturas más suaves para poder disfrutar de la naturaleza en estado puro.

El país de las montañas

Suiza es el país de la Unión Europea más escarpado y el de mayor altitud media. Comprende gran variedad de formas de relieve, siendo la parte sur la más montañosa pero menos poblada.
A rasgos generales Suiza se divide en tres grandes áreas geográficas: los Alpes suizos en el Sur, en el centro la Meseta Suiza y en el Norte las Montañas de Jura. Los Alpes son la cordillera de montañas que dominan todo el país, ocupando más del 60% de la superficie total. El pico más alto es el Punta Dufour con más de 4.600 metros sobre el nivel del mar.
Grandes ríos europeos nacen en sus cumbres: Rin, Ródano, Eno, Aar y Tesino. Si además le sumamos el importante nivel de precipitaciones a lo largo del año, descubriremos el motivo de la existencia de sus impresionantes lagos: Lemán, Zúrich, Neuchâtel o Constanza.

Visitas imprescindibles

 

Cualquier ciudad o pueblo del país son dignos de mención, pero nos vamos a centrar en sus tres ciudades más importantes: Berna, Zúrich y Ginebra.

Berna es la capital del país, su casco urbano es impresionante, lo que le ha valido ser declarado por la Unesco como Patrimonio Hstórico de la Humanidad. Destacan las calles Marktgasse y Kramgasse. También merece visitar la plaza Bunderplazt, donde se sitúa el parlamento suizo.

Sin embargo, Zúrich es la ciudad más importante y poblada del país. No podéis pasar por la ciudad sin dar un paseo por la zona vieja, a orillas del río Limmat. Destaca también la elegante y exclusiva calle Bahnhofstrasse, uno de los lugares más caros del mundo y donde se guardan las grandes fortunas en los conocidísimos bancos suizos.

Mientras Ginebra es la ciudad más cosmopolita, en ella existen las sedes de numerosos organismos, como la sede europea de la ONU. No muy lejos encontraréis la sede de la Cruz Roja, donde haremos un repaso a la historia de la organización.

El encanto de la Sierra de Tramuntana

Si hablamos de los parajes naturales más bonitos de todo el mundo, no podemos olvidarnos la Sierra de Tramuntana, ubicada en las Islas Baleares.

Hotel Luabay Galatzó

Hotel Luabay Galatzó

Ocupa alrededor de una tercera parte de la superficie de Mallorca y está formada por una sucesión de montañas escarpadas y valles fértiles.

De los parajes más espectaculares del país

El litoral empieza y termina en dos puntos clave muy característicos de Mallorca: la Isla Dragonera y el cabo Formentor.

Cuenta con más de mil kilómetros cuadrados y está formada por varias alineaciones de cumbres montañosas. Posee una inmensa riqueza natural y un enorme valor medioambiental, por eso a día de hoy, la sierra más importante de las Islas Baleares ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que dice de ella que ‘la agricultura milenaria en un ambiente con escasos recursos de agua ha transformado el terreno y muestra una red articulada de mecanismos de gestión del agua entre las distintas parcelas que es de origen feudal’.

Su formación geológica se caracterizada por rocas calcáreas. Y en cuanto a la vegetación, encontramos dos tipos destacados: el encinar, que ocupa la mayor parte baja de la sierra, y el carrascal de montaña, que vemos crecer en toda la parte alta. Respecto a los animales que habitan allí, las que más abundan son las aves rapaces, como el buitre negro, el águila pescadora o el halcón marino mientras que los únicos mamíferos que han conseguido sobrevivir a la sierra, la cabra y la oveja.

Las características de la preciosa sierra

Gracias a una serie de elementos encontrados por toda la sierra, podemos denotar la presencia de vida en esta desde la época prehistórica, ya que sin problema apreciamos los hornos de cal, las carboneras o los múltiples caminos que se usaban para comunicarse por este lugar y que ahora son aprovechados por los visitantes y excursionistas. Además de eso, toda la costa está cubierta por torres y faros, una serie de construcciones que cuentan con un gran valor histórico.

Un pequeño truco en esta sierra consiste en encontrar un determinado número de puntos exactos desde los que la vista es inmejorable. Para ayudarte te damos uno de ellos: Ses Tres Creus, en Sóller.

Si quieres disfrutar de este maravilloso paraje y dejarte seducir por todo el encanto que la Sierra de Tramuntana te ofrece, no dejes de visitar Mallorca. Para ello te recomendamos el hotel Luabay Galatzó, un hotel en el que no te faltará un sólo detalle para aprovechar al máximo esta magnífica estancia.

La ciudad de Mozart

Viena, es una ciudad del centro de Europa situada a orillas del Danubio y al pie de los Alpes.

Palacio Hofburg

Palacio Hofburg

Entre otras cosas su fama reside en que fue la cuna de grandes compositores como Strauss, Betthoven y por supuesto Mozart. Además, guarda innumerables monumentos construidos durante el imperio Astohúngaro que te dejarán sin palabras.

La Viena de Mozart

Durante toda su infancia, Mozart y su familia realizaron viajes por toda Europa. En ellos se mostraba a él y su hermana Nannerl como niños prodigio.
Sería en 1780, con 24 años cuando se estableció en la ciudad. Al año siguiente se consolidó como el mejor interprete de la ciudad en una competición ante el Emperador. Además, pronto empezó a convertirse en un próspero compositor.
Algunas de las composiciones más famosas compuestas por Mozart en la ciudad son: El rapto en el serrallo, Gran misa en do menor, El esposo engañado, Idomeneo rey de Creta, etc.
Actualmente en Viena, podemos visitar su casa-museo. En la calle Domgasse se encuentra la única vivienda del compositor que se conserva. En ella residió de 1784 a 1787. En sus más de 1000 metros nos podremos sumergir en el barroco tardío.

Grandes palacios

En cuanto llegues a Viena descubrirás el motivo de que se la conozca como la ciudad de los palacios, y es que en la capital austriaca se encuentran los más impresionantes de todo el mundo.
Uno de los lugares más visitados de la capital austriaca es el Palacio Imperial de Hofburg. Se trata del castillo más grande de toda Viena, con más de 2600 estancias repartidas en 18 alas. En su momento fue residencia oficial de la dinastía de los Habsburgo El palacio además alberga el museo de la emperatriz más famosa: Sissi.
Mientras el Palacio Belvedere ha transformado todas sus estancias en museo. Es de estilo barroco y cuenta con dos palacios, uno dedica al arte barroco y el otro al medieval. Además, en su parte superior acoge la galería austriaca de los siglos XIX y XX. Entre otras obras destaca El Beso de Gustav Klimt.
Por último, os recomendamos la visita al Palacio de Schönbrunn conocido como el Versalles vienés. Literalmente la traducción del nombre significa “bella fuente” y es que sus jardines te dejarán impresionado. Era la residencia veraniega de los Habsburgo.