Descubre la magia de Los Pirineos y Aquitania

Los Pirineos son, sin duda, un precioso paisaje donde pasear o hacer excursiones observando una increíble naturaleza. Además, la zona cuenta con una amplia oferta de posibilidades, desde el turismo más contemplativo hasta el más intrépido, donde disufrutar en plena naturaleza de todo lo que esta te ofrece. 

Castillo en Aquitania, región pirenáica

Imponentes montañas que sobrepasan los 3.000 metros sobre el nivel del mar, verdes valles con pueblecitos de piedra e iglesias románicas y un clima tan soleado como templado gracias a su latitud, son algunos de los muchos atractivos que podemos encontrar en la mayor cordillera española y el sur de Francia.

Un lugar privilegiado

En un lugar donde la sobreexplotación urbanística aún no ha puesto en peligro la sostenibilidad medioambiental de la zona, Los Pirineos es una mágica región con rincones que no han perdido su encanto. Y es que, el turismo allí siempre es una buena opción para pasar todo tipo de vacaciones: desde familiares, donde los niños disfrutarán corriendo por el campo, hasta más de aventura realizando cualquiera de las actividades posibles.

Geográficamente, Los Pirineos comprenden varias regiones tanto de España como Navarra, Huesca y las catalanas Lérida y Gerona; el pequeño principado de Andorra y las regiones francesas de Mediodía-Pirineos (Altos Prineos, Alto Garona y Ariège), el Rosellón (o Pirineos Orientales) y la interesante Aquitania (o Pirineos Atlánticos).

Las ocho llaves de Aquitania

Un lugar que no te dejará indiferente

Un lugar que no te dejará indiferente

Es precisamente esta zona francesa de Aquitania una de las más interesantes a la hora de visitar Los Pirineos. Con la cordillera como inmejorable puerta, Aquitania es una región donde reina la diversidad paisajística, pues encontramos desde grandes playas bordeadas de dunas, hasta tierras de viñas, lagos y ríos, castillos y, por supuesto, los Pirineos. Quizá el nombre de Aquitania no nos suene tanto pero seguro que sí su capital, Burdeos, una de las ciudades más famosas y visitadas de Francia.

Uno de los principales atractivos de Aquitania es su clima suave, que permitirá adentrarse como se debe en el mayor viñedo de vinos finos del mundo, disfrutar de una gastronomía rica y variada o visitar en pleno corazón de Aquitania el bosque de las Landas de Gascuña, con más de un millón de hectáreas.

Una buena oportunidad de adentrarse en esta interesante región es a través de Las ocho llaves de Aquitania, un concurso en Facebook desde el que recorrer Aquitania con preguntas sobre cada una de las temáticas. Activo desde el 1 de marzo hasta el 2 de abril, adéntrate en el mundo de Aquitania y abre la mágica puerta de los Pirineos. Si quieres más información, puedes ver este vídeo que te da la bienvenida en Aquitania.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Lisboa, un lugar muy especial

Torre de Belem, Lisboa

Torre de Belem, Lisboa

La capital portuguesa es una ciudad con un encanto especial. Además, se encuentra a escasa distancia de nuestra país por lo que la visita es obligada.

Sus señas de identidad son: las siete colinas sobre las que se extiende y el río Tajo que recorre gran parte de la ciudad. Te perderás en sus calles, las cuales te transportarán a otra época y te dejarán sin aliento debido a su inclinación.

Lugares imprescindibles

Para hacer turismo en Lisboa lo mejor es hacerlo a pie , o si no en los típicos tranvías. No te olvides de visitar los numerosos miradores donde obtener la mejor fotografía de la ciudad, o por el contrario visita las lonjas de pescado. Como verás Lisboa es un lugar de contrastes.

Al oeste se sitúa el barrio de Belem, la parte más vieja. En ella encontraremos los monumentos más antiguos de la ciudad, muestra del pasado esplendor portugués. Siempre y cuando sobrevivieran al terremoto de 1755, el cual sembró de dolor y destrucción toda la ciudad. Una de las “supervivientes” fue la Torre de Belem, los demás edificios datan como mínimo del siglo XVIII.

Si queremos apreciar la vieja Lisboa es mejor que nos acerquemos a las sinuosas calles de la Alfama, la cual tiene una influencia muy importante de la cultura árabe debido a su ocupación. Mientras las zonas del Barrio Alto y Chiado, se tratan de zonas más comerciales.

Por último, en las afueras visitarás la zona moderna donde descubrirás la evolución que ha tenido la capital portuguesa a lo largo de los siglos.

Por qué viajar a Lisboa

Típica calle de Lisboa y tranvía

Típica calle de Lisboa y tranvía

El principal motivo es la cercanía que nos une a ellos, a menos de una hora en avión tienes un país y cultura por descubrir, que te sorprenderá gratamente.

Además, en esta época de crisis el bolsillo también influye. Portugal es uno de los países de la zona continental más asequible. Se pueden encontrar vuelos por menos de 20 euros y hoteles de calidad desde 30 euros.

Si además, quieres visitar más lugares del país te recomendamos la ciudad de Oporto o las magnificas playas del Algarve.

Córdoba, la ciudad de las flores

En esta preciosa ciudad andaluza, podremos encontrar lo mejor de la arquitectura romana y musulmana. Además, en sus estrechas calles descubriremos los típicos patios andaluces repletos de flores.

Patio del Alcázar de Córdoba

Patio del Alcázar de Córdoba

Los orígenes de Córdoba se pierden en el tiempo. Desde hace siglos se ha convertido en una tierra atractiva para todos los pueblos, lo que ha provocado que la ciudad se convierta en un crisol de culturas. En ella podremos encontrar desde yacimientos griegos y fenicios, hasta arquitectura romana y arte musulman.

Principales monumentos

La Mezquita-Catedral de Córdoba es el monumento más importante. Este santuario ha pasado por manos de cristianos y musulmanes, convirtiéndolo en un lugar irrepetible. Cuenta con dos partes, por un lado el patio en el que se sitúa la zona de oración, y por otro, el espacio interior con cientos de columnas bicolores.
Por otro lado, el Alcázar fue construido como fortaleza. Tiene una estructura rectangular, con anchos y extensos muros. Dentro, las estancias y corredores se articulan en torno a patios. Destaca sobre los demás el patio Mudéjar, con enlosado de mármol, extensos jardines y canales que refrescan el ambiente.
Por último Medina Azahara, la misteriosa ciudad construida por Abd-al Rahman III. Se sitúa a los pies de Sierra Morena y a 8 kilómetros de la capital. La ciudad se divide en tres terrzas rodeadas por una muralla. En la más alta se ubica el Alcázar real, en la intermedia las viviendas y en la tercera encontraremos la mezquita.

Mayo, el mes de Córdoba

Si no tienes claro el momento en el que viajar a Córdoba, te recomendamos el mes de mayo. Este es sin duda el mes de la ciudad. A primeros de este mes se celebra el Concurso Popular de Cruces de Mayo. En los patios y plazas se levantan cruces de gran tamaño decoradas con flores, dando la bienvenida a la primavera.
A la vez, también se desarrollan otros dos: el Concurso Popular de los Patios Cordobeses y el de Rejas y Balcones. Los ciudadanos compiten entre ellos engalanando con flores sus patios. Además, en toda la ciudad las asociaciones y peñas instalan barras donde poder descansar y tomar algo mientras escuchamos unas sevillanas.
A finales del mes se celebra la feria de Córdoba, en conmemoración a Nuestra Señora de la Salud. En el recinto ferial de El Arenal, se dan cita las mejores carrozas, flamencos y casetas. El flamenco, el vino fino, las tapas y mucho más harán que tu estancia en la ciudad sea inolvidable.

Praga, una ciudad que te encandilará

¿Estás pensando en hacerte un viaje y no sabes dónde? Elige Praga, una ciudad que rebosa magia por sus cuatro costados.

Vistas de la ciudad de Praga obtenidas de http://memarchoapraga.com/

Vistas de la ciudad de Praga obtenidas de http://memarchoapraga.com/

Praga, capital de la República Checa, es una ciudad que derrocha encanto a cada paso, una ciudad que está llena de monumentos que reflejan la rica historia que han vivido sus habitantes, historia que está ligada a nombres tan importantes como los de los de Wenceslao I, los Habsburgo o Carlos IV, entre otros.

Su aura de ciudad medieval hará que, desde el primer momento que pongamos un pie en esta ciudad, nuestra mente vuele hasta tiempos inmemoriales en los que princesas y reyes se paseaban por sus calles adoquinadas subidos en sus majestuosos carruajes.

Visitas obligatorias

El primer lugar que se debe visitar cuando se pone un pie en Praga es su Castillo. Construido en el siglo IX y remodelado en el siglo XIV, es uno de los grandes atractivos de la zona imperial. En el interior de este castillo gótico, nos podemos encontrar con la Catedral de San Vito, donde están enterrados los reyes y emperadores de Bohemia, o con el Palacio Real, entre otros muchos monumentos.

A su vez, si seguimos paseando hacia la zona norte del castillo, disfrutaremos de las vistas que nos proporciona el Jardín Real de Praga, jardín que se convierte en un enclave perfecto para descansar tras horas y horas de dura caminata.

Descubre Praga paseando

Para atravesar la ciudad de punta a punta, os veréis obligados a atravesar el Puente de Carlos, puente de más de 500 metros de longitud y que ha sido reconstruido varias veces debido a las fuertes inundaciones producidas por el río Moldava. Esta maravilla del siglo XV comunica la Ciudad Pequeña con la Ciudad Vieja.

Dentro de esta última, una parada indispensable en nuestro recorrido es la Plaza de la Ciudad Vieja, corazón del casco antiguo y centro de reunión de muchos visitantes. Aquí podremos descubrir uno de los monumentos más peculiares de toda Praga, el reloj astronómico, reloj que marca las horas europea, bohemia y babilónica.

Resumir en pocas palabras todos los monumentos que hay que ver en esta ciudad es poco menos que una tarea utópica. En este artículo, solo se han nombrado algunos de los más importantes, pero Praga está llena de monumentos que podremos divisar cada vez que doblemos una esquina.

Así que, para descubrir Praga, lo idóneo es dejarse llevar por su encanto y pasear de punta a punta de la ciudad observando cada detalle de esta ciudad histórica.