Usted está aquí: Inicio - Destinos - América - La Habana, vuelta a los años 50

La Habana, vuelta a los años 50

Escrito por de 17 de marzo de 2012 con 0 Comentarios

Pocas ciudades impactan tanto como la capital cubana. Hoy en Saltamomontes queremos enseñaros lo mejor de la ciudad caribeña.

Captura de tripadvisor.es

Captura de tripadvisor.es

Lo primero que te llamará la atención cuando llegues es su oscuridad. El alumbrado público nocturno es muy escaso y se centra en su mayoría en las zonas más céntricas. Pero tranquilos que los robos y agresiones son muy escasos debido al fuerte estado policial que vive el país.

Qué visitar

Sin duda, el Malecón de la Habana es una parada obligada ya que es el punto neurálgico de La Habana. Es una avenida costera de ocho kilómetros que envuelve la parte norte de la ciudad. En un ambiente tan opresivo como el que circunda la ciudad, el malecón es un destello de libertad. Los jóvenes recorren el malecón alegremente y los turistas extenúan sus cámaras fotográficas tratando de captar el encanto de ese lugar.
La ciudad tiene varias bazas para presumir de encanto, no por casualidad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Seguro que a esa distinción contribuyeron sus coquetas y desgastadas plazas: la de la Catedral, la Vieja, la de San Francisco de Asís y la de las Armas. Asimismo, merece la pena echar un ojo al Capitolio, el Parque Central y el Castillo del Morro.

Ocio y gastronomía

Ya de noche, toca disfrutar de la intensa vida nocturna habanera. La gente de este país baila con una entrega desconcertante para el europeo medio. La mejor idea es que te mezcles con los lugareños (es la mejor manera de vivir y sentir la verdadera Cuba) y huyas de las discotecas prefabricadas para los extranjeros. Una buena apuesta para vivir ‘in situ’ el son cubano es El Cabaret Las Vegas, que además ofrece un espectáculo de música en directo cuando llega la medianoche. Y, si te gusta la salsa y el pop, merece la pena que te acerques a La Pampa.
Si nos fijamos en la comida, la gastronomía cubana ofrece algunos platos realmente sabrosos como el ajiaco, un guiso elaborado con carne de cerdo, maíz, plátanos y mandioca. También merece la pena probar el arroz con judías negras y el arroz a la cubana con cebolla. Todo ello estará bien regado por un daiquiri con ron y alguna fruta o con el imprescindible mojito, uno de los productos más célebres del país caribeño, formado por ron, hojas de hierbabuena, hielo, limón, hojas de hierba buena y soda.

Deja un comentario