Usted está aquí: Inicio - Consejos para viajeros - Recomendaciones - La Manga: destino familiar

La Manga: destino familiar

Escrito por de 22 de mayo de 2012 con 0 Comentarios

Conoce mejor los encantos de La Manga del Mar Menor

Captura de lamanga.net

Captura de lamanga.net

La Manga del Mar Menor es una lengua de tierra de 24 kilómetros que le ha ganado terreno al Mar Mediterráneo, formando una estampa insólita. Su formación se explica por la sedimentación que proporcionaban las corrientes marinas de la zona.
Hoy día este singular trozo de costa de la Región de Murcia es uno de los lugares más concurridos de nuestro país. Al oeste de esta lengua, se sitúa el Mar Menor, que es algo así como un enorme lago de agua salada (catalogado como la laguna salada más grande de Europa).
Durante la mayor parte del año, su población se centra en 10.000 habitantes. Cifra que se eleva hasta las 200.000 personas durante los meses de verano. No en vano, hablamos de un lugar que cobija 3.000 plazas hoteleras.

Playas de La Manga

Tienen la gran ventaja de proporcionar unas condiciones muy favorables para descansar y llevar a la familia, aún en el caso de que tengamos hijos pequeños. ¿Por qué? Por la placidez de las aguas del Mar Menor y por la suavidad y consistencia de su arena. Además, el gran valor añadido que ofrece este litoral se centra en que todas sus 16 playas están equipadas con todos los servicios disponibles, y buena parte de ellas ofrecen también acceso para personas minusválidas.
Asimismo, todas ellas cuentan con Banderas Azules concedidas por la Unión Europea. Este distintivo acredita la limpieza de sus aguas, la calidad de sus servicios, infraestructuras y accesos. Además, como nota cautivadora, merece la pena apuntar que, en algunos puntos de estos arenales, la distancia entre el Mar Menor y el Mar Mediterráneo se limita a apenas 200 metros.

Otras visitas

Si un día os apetece hacer alguna excursión por los alrededores, merece la curiosidad visitar el poblado de Las Amoladeras, cuya existencia data del Neolítico, cuando el hombre empezó a practicar la ganadería y la agricultura, con los subsiguientes beneficios para él y para la viabilidad de nuestra especie.
Los amantes de los humedales también encontrarán dos zonas de singular interés: las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar, al norte de La Manga, y las Salinas de Marchamalo, al sur. Quienes las han visitado, señalan que contemplar un atardecer en algunas de estas salinas es un auténtico espectáculo para todos los sentidos.

Deja un comentario