Usted está aquí: Inicio - Consejos para viajeros - Monumentos - Mérida, un tesoro del pasado

Mérida, un tesoro del pasado

Escrito por de 16 de abril de 2012 con 0 Comentarios

La construcción del Teatro romano de Mérida data de entre los siglos 16 y 15 a. C.

Captura de turismomerida.org

Captura de turismomerida.org

Es uno de los monumentos más destacados de la capital extremeña. La ciudad es la más destacada de la comunidad autónoma, pues en ella residen la mayoría de las instituciones de gobierno. Pero también destaca por su entorno cultural, pues su entorno arqueológico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

Historia del monumento

El Teatro es una construcción promovida por el cónsul Marco Vipsanio Agripa. Desde el siglo I ha sufrido importantes remodelaciones, ya que el emperador Trajano mandó levantar la actual fachada. Posteriormente Constantino introdujo algunos elementos más y la calzada que lo rodea.  Tras el abandono de los romanos, el teatro se cubrió de arena.
Hasta finales del siglo XIX, los únicos restos visibles eran las denominadas “Siete Sillas” que eran la parte superior del graderío. Las primeras excavaciones importantes para desenterrar el teatro se realizaron a partir de 1910 con José Ramón Mélida a la cabeza, en este caso con escasos medios.
No sería hasta finales de los 60 cuando se reconstruyera el frente escénico. Numerosos estudios señalan que la reconstrucción del teatro poco tiene que ver con su construcción original. Lo que está claro es que se ha recuperado su actividad cultural, con sus representaciones dentro del Festival de Teatro Clásico de Mérida.

Estructura

Construido a imagen y semejanza del estilo romano, guarda numerosas semejanzas con los construidos en Dugga, Orange o Pompeya.

Las gradas son una estructura semicircular, con una capacidad aproximada para 6.000 espectadores. Se dividía en tres zonas, en la partes más inferiores se situaban las clases sociales más acomodadas.
Pero el lugar de máxima preferencia era la orchestra, espacio semicircular pavimentado con mármoles azules y blancos. En es lugar se colocaban gradas móviles, aquí se sentaban senadores y demás cargos importantes para disfrutar de los espectáculos.
En cuanto al escenario, está constituido por el proscenio rectangular, el propio escenario y el frontal. En conjunto tiene 7,5 metros de anchura por 63 de longitud. Está formado por dos cuerpos de columnas corintias con basamentos y cornisas de marmol, adornado con esculturas en los espacios entre columnas.
Por último, como curiosidad habría que añadir que en este teatro no es necesario el uso de micrófono. Debido a su inmejorable acústica se escucha perfectamente sin necesidad de medios externos.

Deja un comentario