Sicilia: La isla encantada parte 2 de 2

Hoy seguiremos contándoles sobre sus playas y los principales puntos turísticos de esta isla rodeada por los mares Mediterráneo y Tirreno.

Te acordarás de Taormina

Tal como sugería el título de la obra de Silvina Bullrich, Taormina es una ciudad inolvidable. Emplazada a 200 metros de altura sobre el Monte Tauros fue, por su incomparable belleza, el lugar de descanso de famosos pintores, escritores y estrellas de cine: Truman Capote, Salvador Dalí o Tenessee Williams venareaban aquí, lo mismo que Greta Garbo, Cary Grant y Rita Hayworth.

En Taormina, junto con los usos y costumbres típicamente sicilianos, hay reminiscencias de la ocupación de la corona de Aragón que se pueden apreciar en detalle de los palacios de Corvaja y Ciampoli, de estilo gótico catalán; en las callas floridas de corte medieval, en la catedral de Taormina y en Il Duomo del San Nicolo. Es bueno recordar que el centro de Taormina es peatonal, así que allí conviene moverse en transporte público o a pie. Desde Mazzaro, la playa a los pies de la ciudad, se puede ir en autobús o funicular al final de Via Luigi Pirandello, el camino que sube desde el mar al centro de Taromina. Allí, la Porta Messina da la bienvenida a la calle principal, el Corso Umberto I, repleto de tiendas de ropas, antigüedades y balcones floridos.

Los apasionados de la historia no pueden dejar de visitar Agrigento y Selinunte. La primera, sobre las costas del Mar Mediterráneo, posee un conjunto de tempolo griegos muy bien conservados. Selinunte, en la provincia de Trapani, en la costa sudoeste de Sicilia, es uno de los enclaves arqueológicos más destacados del Mediterráneo y el yacimiento griego más extenso de la región.

Recorrido por las playas

Aunque las playas de Sicilia no son tan famosas como otras del Mediterráneo, vale la pena recorrerlas porque tienen sus propios encantos. En la parte occidental de la isla se destacan las costas de arena fina y blanca de Scala Dei Turchi y Siculiana Marina, en la provincia de Agrigento. En el norte, a 39km de Trapani, está San Vito lo Capo, una de las más concurridas con complejos hoteleros e nivel y buenos balnearios.

En las cercanías de Palermo hay aldeas de pescadores con balnearios que resultan ideales para disfrutar del sol y de los platos típicos con frutos del mar. Sferracavallo o Mondello son los sitios más visitados. La playa de Cefalu, sobre el Tirreno, forma junto a sus muelles y la efigie de la catedral una de las postales más conocidas de Sicilia. Sobre la costa oriental, al norte se destacan Capo d´Orlando en el magnífico litoral de San Gregorio, donde las puestas del sol son maravillosas y las playas y lagos de Marinello donde se forman pequeños lagos naturales al borde de la playa.

Islas y pequeños pueblos

En Sicilia, los pequeños pueblos, así como los archipiélagos que rodean a la isla, también son dignos de una recorrida. Aci Castello es un pequeño centro agrícola y pesquero situado a ocho kilómetros de Catania, en la costa oriental de Sicilia, que en verano se convierte en centro turístico gracias a sus playas de roca de lava volcánica. Stromboli, que forma parte de las Islas Eolicas, es conocida fundamentalmente por el volcán de ese nombre. De sus tres cráteres activos salieron los personajes de Julio Verne en Viaje al Centro de la Tierra y aquí Roberto Rosellini dirigió a su pareja Ingrid Bergman en el film Stromboli. Lípari, la capital de las Eolias, tiene su acrópolis amurallada. La ciudad se compone de dos ensenadas conocidas como Marina Larga y Marina Corta y en el medio de ellas se alza la acrópolis. La catedral de Lípari, San Bartolomeo, fue construida en 1080 por el rey normando Roger I, y reconstruida varias veces después de las destrucciones. El Museo Arqueológico de Eoliano custodia una de las más grandes colecciones arqueológicas de Italia.

Otra forma de recorrer las islas es en excursiones marítimas y una de las más recomendables es la que da la vuelta completa a la isla de Sicilia por la ruta panorámica. Un dato para tener en cuenta es que los caminos por tierra son estrechos, con muchas curvas, y los sicilianos son temerarios al volante, lo que requiere de extrema precaución de los turistas que elijan ir conduciendo.

En materia de alojamiento, Sicilia puede ser algo despareja. En Palermo y Catania, las ciudades principales, hay diversidad de hoteles, pero en las ciudades más chicas, conviene optar por algún Bed&Breakfast, alquilar bungalows o un apartamento. Los Bed&Breakfast, más rurales que urbanos, te pondrán en contacto con la gente y la gastronomía del lugar, especialmente sus vinos. Copas de moscazo, de Marsala o de Nero d’ Avola, todos vinos típicos sicilianos, permiten brindar frente a los paisajes más espléndidos.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Turismo enológico

En España se realizan varios recorridos en relación al enoturismo, en los cuales se puede disfrutar de vinos de alta calidad, gastronomía, bodegas y viñedos.

Rutas del vino en España

1- Ribera del Duero
La ribera del Duero se encuentra en el corazón de Castilla y León. Cuenta con más de 17.000 hectáreas entre las provincias de Burgos, Valladolid, Soria y Segovia que tienen al río Duero como eje central. La variedad principal es la Tinta del País con la que se elaboran los vinos tintos de esta región: una de las zonas más conocidas a nivel mundial con un paisaje agradable. El famoso castillo de Peñafiel posee el recientemente inaugurado Museo Provincial del Vino. Algunas de las bodegas que se pueden visitar son: Real Sitio de Ventosilla, Don Carlos, Viña Sastre, Emilio Moro, Hermanos Pérez Pascuas, Viña Mambrilla, Prado de Olmedo, Arzuaga Navarro, etc.

2- Rioja
La Rioja es una región muy hermosa con imprescindibles paisajes, historia y cultura. Pero especialmente buen vino. Las bodegas más conocidas se encuentran en las regiones de la Rioja Alta y Alavesa. La capital, Logroño, es una ciudad con tradición artística e histórica. Debajo de la muralla del siglo XIII se encuentran varias bodegas subterráneas. En esta región se pueden encontrar diferentes tipos de bodegas, desde las más tradicionales a las más tecnológicas. Se promueve en La Rioja el “vinobus”, el cual ofrece 3 rutas diferentes para recorrer, no sólo bodegas, sino también sitios históricos y culturales de la región. Dentro de estos recorridos se visitan por ejemplo, las bodegas Pastor Díaz, Ontañón, Señorío de Villarrica, Amézola de la Mora y el Conde de los Andes.

3-La Mancha y Toledo
Toledo es una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad, por lo que no sólo vale la pena conocerla por sus vinos, sino por todo lo que representa: su arte y su gastronomía. La Mancha está comenzando a producir vino de muy alta calidad. En Valdepeñas se puede visitar el Museo del Vino.

4- Andalucía
El Puerto de Santa María por sus condiciones climáticas se vuelve un entorno excepcional para el vino y el jerez. Se pueden encontrar bodegas que datan de siglos pasados: las “catedrales” (son llamadas así por su tamaño). La mayor parte está ubicada en la zona de Campo de Guía, cerca del Río Guadalete. Bodegas que se pueden visitar: Luis Caballero, Gutierrez Colosía, Grant, González Obregón, Ferry, 501 del Puerto, etc.

5- Priorato
La Comarca del Priorato está situada entre las provincias de Lérida y Tarragona. Allí, el vino es una tradición de siempre. Pero a partir de la década de los ’70 se empieza a tomar con real entusiasmo este arte. Su variedad tradicional es la garnacha, y sus condiciones climáticas son altamente favorables para la realización de vinos de alta calidad. Algunas bodegas que pueden visitarse son: Gratavinum, Cellers Capafons – Ossó, Costers del Ciurana, Agrícola Falset, Buil y Gine, etc.

Disfrutando del Caribe: Cancún

Al igual que otros sitios en el Caribe, Cancún sufre el paso anual de huracanes; como Wilman, que asoló la región y provocó perdidas millonarias en el 2005. Año a año la zona renueva su belleza gracias a que recibe gran cantidad de arena blanca nueva. Por eso, los visitantes se encuentran con playas más anchas y más lindas cada vez que las visitan.

En Cancún, los hoteles están ubicados hacia el este, sobre las playas de Las Perlas, Linda, Langosta o Chac Mool; al oeste se encuentra la Laguna Nichupté, donde se agrupan los puertos, restaurantes, centros comerciales y campos de golf. La zona hotelera se extiende a lo largo del bulevar Kukulcan.

Kukulcan Plaza y La Isla Shopping Mall

En el Bulevar Kukulcan se encuentran dos centros comerciales muy recomendados: El Kukulcan Plaza, con 250 locales y su Luxury Avenue; con miniboutiques top como las de Louis Vuitton, Cartier, Tiffany, Fendi, Hugo Boss, Donna Karan, Rolex, entre otras marcas; además de cines, restaurantes y puestos de artesanía. Y La Isla Shopping Mall, un centro comercial con una arquitectura increíble, atravesada por varios canales. Allí se encuentran las tiendas de Bvlgari, Tommy Hilfiger y DKNY, además de muchísimos restaurantes. Si la idea es comprar artesanías, no dejes de pasar por los puestos de cerámica, textiles con tinturas naturales y los objetos de plata, típicos del lugar.

Restaurantes y comida típica

A la hora de reponer energías y disfrutar de la buena mesa, en la zona de la laguna se encuentra La Destilería, un restaurante construido en una antigua hacienda productora de tequila, que ofrece comida típica con música de mariachis. Una experiencia gourmet recomendable es probar la comida yucateca (típica de Yucatán), como las tortillas, los huevos motuleños o la cochinita pibil (carne de cerdo con arroz y chile). También hay que probar los deliciosos mariscos de Lorenzillo’ s junto a la laguna. Y hasta es posible recordar la comida argentina en el restaurante de Puerto Madero, que ofrece los sabores criollos más chic. Para tomar unos tragos hay opciones como el Ritz-Carlton, o los bares y las discotecas que se ubican a lo largo del boulevard.

Vestigios arqueológicos

Otros vestigios arqueológicos a los que se accede muy fácilmente desde el Boulevard Kukulcan, en pleno centro de Cancún, son las ruinas de El Rey, en Plata Delfines, y El Meco, en Punta Sam. Desde una de sus pirámides (donde se reúnen muchísimas iguanas) se llega a apreciar la laguna Chacmochuc, cerca de la Isla Blanca.

La Isla Mujeres

Para conocer La Isla Mujeres, que posee también unas increíbles playas de arena muy clara, es posible hacer excursiones diarias desde Cancún y disfrutar del regreso en un crucero nocturno que también ofrece cena y baile.

Ruinas de Chichén Itzá

Desde Cancún se puede llegar a las ruinas mayas de Chichén Itzá, uno de los mayores tesoros de la Humanidad. El viaje (son 206 km por rutas en excelente estado) puede hacerse en camioneta de excursión o alquilando un coche, ya que es muy sencillo conducir en esta zona. Chichén Itzá es un milagro arqueológico y está nominada para ser considerada una de las siete maravillas del mundo. Se trata de una explanada y una pirámide dedicada a Kukulcan (el dios de los mayas representado por una serpiente emplumada) construida en el siglo V. La pirámide tiene 25 metros de altura y está formada por nueve planos que dan como resultado cuatro escalinatas que conducen hacia el templo que se encuentra en su cima.

Conclusión

Con playas de ensueño y servicios de lujo, Cancún tiene el encanto de México con estilo internacional. Sin lugar a dudas, sobran los motivos para soñar con un viaje a este paraíso de arena, sol y mar. ¡A disfrutarlo!

Fuentes: Paquetedevacaciones.com.mx

Recorriendo Londres en cuatro días

Londres es una ciudad que impacta por su vida cultural (400 locales para escuchar música en vivo y más de 200 galerías y museos) como por sus tradicionales palacios y edificios, exponentes de diferentes estilos arquitectónicos. También es uno de los centros de las vanguardias de la moda y el diseño.

Para conocer a fondo la capital más vibrante de Europa, te proponemos un recorrido de cuatro días inolvidables. ¿Estás listo? Sólo tienes que reservar habitación en uno de los maravillosos hoteles en Londres y seguir nuestros pasos.

DÍA 1

El río Támesis puede servir como referencia para iniciar el paseo. Allí se encuentra el Hyde Park: el parque más grande de la ciudad, que sirve como escenario de reuniones multitudinarias como el festival Live 8 que organizó el músico Bob Geldof en el 2005. Siguiendo sus senderos se llega hasta la Serpentine Gallery y al Palacio de Kesignton. Saliendo del parque está el museo Victoria and Albert, de Ciencias e Historia Natural. Hacia el este se levanta el Palacio de Buckingham, residencia oficial de la familia real británica. Dentro del castillo se pueden recorrer el Grand Hall, la Gran Escalera, el Salón del Trono y la Picture Gallery.

Frente al castillo, todos los días a las 11 de la mañana y los domingos a las 10, se cumple el tradicional cambio de guardia que convoca la atención de miles de turistas y habitantes de Londres. Cerca del palacio se encuentra la Abadía de Westminster, una obra maestra del estilo gótico que fue escenario de coronaciones, bodas, bautismos y funerales reales. Frente a la Abadía, está el edificio del Parlamento, cuya fachada da al Támesis.

Allí también se encuentra la Torre de Londres donde se exhiben las joyas de la Corona y el Big Ben, uno de los símbolos de la ciudad, famoso por su reloj. La torre alberga una campana de 13 toneladas que suena una vez cada hora y cuatro veces cada cuarto de hora. Pero para tener una vista única de la ciudad, hay que subir al London Eye. Este prodigio de la arquitectura moderna es la noria más alta del mundo y brinda una panorámica que abarca 55 monumentos de la ciudad.

DÍA 2

Para internarse en el Londres más cosmopolita, vale la pena caminar por Trafalgar Square, donde confluyen algunas de las principales calles de la ciudad, siempre atestadas de tráfico; como Whitehall, donde se encuentran la mayoría de los edificios del gobierno británico. Siguiendo por Trafalgar se levanta la National Gallery, uno de los museos más importantes del país y continuando con el recorrido por la misma calle se llega al tradicional Covent Garden.

Históricamente, el West End, que se extiende entre la zona norte del río y la city, ha concentrado la movida cultural londinense. Caminando por Leicester Square, se atraviesan las zonas de Chinatown y el Soho hasta llegar al famoso Picadilly Circus, uno de los puntos más atractivos de la ciudad por la atmósfera que allí se respira: además de los cines y los teatros, sus calles son una vidriera donde se exhiben todo tipo de manifestaciones artísticas y tendencias vanguardistas.

Los amantes de la gastronomía no pueden dejar de ir a Fortnum & Mason, un exclusivo almacén gourmet donde se puede comprar exquisiteces de todo el mundo. Después de un almuerzo en The Fountain, el día continúa con un paseo por las tiendas de New Bond St. y Bond St, meca de la moda y el diseño. Muy cerca está Oxford Street, una de las zonas de compras más populares.

DÍA 3

En el centro financiero se destaca la catedral de San Pablo, la segunda más grande después de San Pedro del Vaticano. Con la llegada del nuevo milenio, Londres renovó su imagen y sumó un área vanguardista. El recorrido pasa, inevitablemente, por el Dome (en Greenwich), la gran carpa que alberga 14 zonas temáticas relacionadas con la ciencia y la vida. También hay que visitar la Tate Gallery of Modern Art, ubicada en una antigua estación eléctrica y cuya colección de arte es una de las más importantes de Europa.

Otro sitio interesante para visitar es el Madame Tussaud, donde las principales personalidades de la política, el espectáculo y el arte quedan inmortalizadas en cera. Volviendo a Oxford St, un sitio ineludible es el Museo Británico, que exhibe unas 50.000 piezas provenientes de culturas y civilizaciones antiguas entre las que se destacan las colecciones de Egipto, Grecia, Roma y del Lejano Oriente. La entrada es gratuita.

DÍA 4

A 140km de Londres se encuentra Stratford-upon-Avon, la ciudad natal de William Shakespeare, que fue fundada en 1196. En el camino se puede disfrutar del particular paisaje de la campiña inglesa. La mejor forma de recorrer el pueblo, de claro estilo Tudor, es caminando por sus calles, que mantienen intacto el clima de la época en que vivió el escritor. En el mismo recorrido, se puede visitar la Universidad de Oxford y el pueblo. Para terminar el día, vale la pena conocer Asia de Cuba o a Zuma, dos sitios top de la noche londinense o el elegante Le Caprice.

Conclusión

Si has tenido la posiblidad de conocer otras ciudades europeas, podrás comprobar tú mismo que los encantos de la ciudad de Londres son muy diferentes a los de la bohemia París o los de la sensual Roma. Las calles de Londres nos llevan de la mano por su literatura, su arte, su arquitectura; ese mundo que, bajo una apariencia de bruma gris, nos introduce por los caminos de su propia luz.