Torre Eiffel de París

Escapada romántica en París

Si quieres sorprender a tu pareja con un viaje tu primera opción debe ser la capital francesa, ciudad del amor por excelencia.

Torre Eiffel de París

Torre Eiffel de París

La mejor época para ir es durante la primavera y final del otoño, cuando las temperaturas son más agradables. Al tratarse de un clima continental las temperaturas en invierno y verano son extremas. De todas forma hay que tener en cuenta que la lluvia en París es algo muy habitual por lo que no olvides el paraguas.

Qué ver

Si pensamos en París seguro que la primera imagen que nos viene a la cabeza es la de la Torre Eiffel, ya que es el monumento más visitado de todo el mundo. Se trata de una inmensa construcción de más de 300 metros construida para la Exposición Universal de 1889. Os recomendamos que si queréis subir a ella lo hagáis temprano, debido a las inmensas colas que se forman. El mejor momento del día es al anochecer.
En un marco incomparable, junto al río Sena encontraremos la famosa Catedral de Notre Dame. Construida entre los siglos XII y XIV y es de estilo gótico. Durante estos 800 siglos ha sufrido numerosos cambios pero sigue manteniendo su majestuosidad. En ella han sucedido hechos históricos muy importantes como la coronación de Napoleón o la beatificación de Juana de Arco.
También os recomendamos la visita a uno de los lugares más bellos del mundo: el Palacio de Versalles. Antes de entrar nos recibirán sus magníficos jardines, casi tan maravillosos como el propio palacio. Encontrareis un lugar de lujo y ostentación construido por el rey Luis XIV. Cuando dejó de ser sede del gobierno se corvirtió en Museo de la Historia de Francia, por lo que alberga una gran colección de lienzos.
Antes de que Versalles fuera la residencia real, lo fue el Palacio del Louvre, el cual actualmente es el museo más importante del mundo. Encontraremos cuadros de todo tipo y estilo, pero destaca sobremanera La Mona Lisa.
Por último, no podéis iros de París sin pasear por los Campos Eliseos y el Arco del Triunfo construido por Napoleón. Recordad que también es posible acceder al techo desde donde disfrutareis una de las mejores vistas de la capital.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!
Museo Guggenhein

Bilbao, tradición y modernidad

Hoy os queremos recomendar un viaje a la principal urbe del norte de nuestro país, una ciudad muy industrializada pero con un importante valor arquitectónico.

Museo Guggenhein

Museo Guggenhein

Bilbao es una gran ciudad de más de un millón de habitantes, además es el eje del desarrollo económico de la comunidad. La mayoría pensamos que se trata de una ciudad altamente contaminada debido a la potencia de su sector industrial. Nada más lejos de la realidad, en los últimos años la ciudad ha sufrido una importante transformación. Entre otras cosas gracias a los grandes proyectos arquitectónicos: el Metro de Norman Foster, el aeropuerto de Calatrava, el Palacio de Congresos y Música Euskalduna, etc.

Lugares imprescindibles

Antes de nada, queremos recomendarte que te hagas con la Tarjeta Turística BilbaoCard. Con ella te podrás desplazar por toda la ciudad en transporte público a un precio reducido y también cuenta con importantes descuentos en numerosos establecimientos.

Una de tus primeras visitas la tienes que dedicar a la Catedral de Santiago. Se construyó en en el siglo XIV en honor a su patrón. Es de estilo gótico y su pequeño claustro te encantará. A parte, la torre y fachada principal fueron remodeladas en el siglo XIX por Severino de Achúcarro lo que le da un aire más moderno.

La actividad cultural es uno de los rasgos que definen a la ciudad. En el internacionalmente conocido Museo Guggenhein verás lo mejor del arte contemporáneo todo ello rodeado del mejor entorno ya que el edificio fue diseñado por el gran arquitecto Frank O. Gehry. Mientras, en el Museo de Arte Sacro, situado en el Convento de la Encarnación descubrirás la evolución del arte religioso en Bilbao, desde el románico a nuestros días.

Qué comer

La gastronomía vasca cuenta con una fama mundial, entre otras cosas por sus numerosas Estrellas Michelín. Pero no todos los restaurantes son tan selectos, en Bilbao también podremos ir a un tradicional asador a tabernas para tapear.

En cuanto a los productos más importantes, destacan el pescado y marisco procedente del Cantábrico. Pero también poseen una gran calidad las carnes de vacuno y cordero. Todo ello regado por el vino más famoso de la zona: el txakolí.

Por último, tu visita no será completa si no haces la ruta de los pintxos por el casco viejo. Se trata de comidas en miniatura que nos permitirá descubrir la gastronomía vasca sin llenarnos demasiado.

Captura de sevillaguia.com

Gastronomía sevillana

El interés de Sevilla no reside únicamente en sus monumentos y fiestas, sus excelentes platos enamoran a millones de turistas. Por lo que una visita a la capital andaluza no es completa sin descubrir sus platos típicos.

Captura de sevillaguia.com

Captura de sevillaguia.com

El encanto de la cocina sevillana no está en su elaboración, sino en el estilo fresco y desenfadado y en lo sabroso de sus condimentos. Pero sin duda lo más típico de su cocina son las tapas, comidas en miniatura que se toman de bar en bar, sin llenar el estómago demasiado.

Los mejores platos

La enorme variedad de sus platos tiene su origen en unir la cocina tradicional andaluza y la moderna cocina mediterránea, además de las numerosas aportaciones de los pueblos que habitaron la ciudad: fenicios, romanos, árabes, etc. En cuanto a los productos destaca el pescado y la huerta.

Si nuestra visita se produce en los meses de verano no podrá faltar el gazpacho. Una crema fría de diversas hortalizas trituradas como tomate, pimiento y pepino. Es la mejor idea para hidratarnos tras una larga jornada de turismo por la calurosa Sevilla.

Por el contrario, si tu viaje se produce en meses de invierno prueba el cocido andaluz, ya que se trata de un plato mucho más pesado. Esta compuesto a base de garbanzos y hortalizas, pero también se le añade carne como ternera y pollo. La principal diferencia con otros cocidos tradicionales de nuestro país es que también se le añade hierbabuena, lo que le da un sabor muy peculiar.

Por supuesto, no podemos olvidar un producto que merece una mención especial: el aceite de oliva. El cual posee numerosas denominaciones de origen en toda la provincia y es la base de muchos platos.

Dulces típicos

Entre sus postres más famosos se encuentran las tradicionales torrijas de Semana Santa. Se trata de pan empapado en leche y canela. Es una receta de inspiración árabe con el aditivo hispano del vino.

Mientras las yemas de San Leandro son un dulce que podremos encontrar en el convento con el mismo nombre. Además, si las queremos preparar en casa tienen unos ingredientes muy sencillos: yemas de huevo, agua, azúcar y vainilla.

Por supuesto para degustar esta maravillosa gastronomía, lo mejor es acompañar los platos con cualquiera de los magníficos vinos sevillanos.

Góndola veneciana

La ciudad de los canales

Góndola veneciana

Góndola veneciana

Esta ciudad no es un destino más, es un lugar mítico el cual toda persona debería visitar al menos una vez en la vida. A continuación, os intentaremos explicar el motivo.

 

La ciudad italiana se sitúa la noreste del país y es mundialmente conocida como “la ciudad de los canales”. Está formada por 118 islas que a su vez están unidas por 354 puentes. Un paseo por sus calles nos descubrirá una ciudad inmortal en el tiempo desde que era considerado como el lugar más próspero del mundo.

Lugares imprescindibles

Si tuvierais que elegir sólo un lugar al que visitar de la ciudad, sin duda os recomendaríamos la Plaza de San Marcos. Es el punto neurálgico de la ciudad y donde se encuentran los monumentos más destacados: la basílica de San Marcos, el Campanille, el Palacio Ducal y la Torre del Reloj.

En el Palacio Ducal veréis belleza y lujo a la máxima potencia en un mismo lugar. Se trata de un edificio de estilo Gótico en su mayor parte, situado en la parte oriental de la plaza. Este lugar era la sede de la república veneciana y podremos ver algunas sus estancias originales que aún se conservan.

Mientras la Basílica de San Marcos es considerada como el máximo exponente de la arquitectura B

izantina. Es reconocida en todo el mundo, entre otras cosas, por sus innumerables cúpulas. Os recomendamos que dispongáis la entrada de manera anticipada, ya que al tratarse de un lugar con aforo muy reducido, las colas son interminables.

Carnaval de  Venecia

Se trata de la fiesta más conocida de la ciudad, y es uno de los carnavales más famosos del mundo junto con el de Rio de Janeiro. Su nacimiento se remonta aproximadamente al siglo XVII, siendo el siglo posterior en el que alcanzó su máximo esplendor.

Posteriormente la fiesta entró en declive, hasta que con la ocupación napoleónica se prohibió por miedo a conspiraciones. No se recuperaría hasta 1979, y desde entonces su fama ha ido creciendo. Los trajes tradicionales se inspiran a los del siglo XVIII en honor a sus inicios.

Si quieres vivir experiencias únicas como navegar en sus canales con las famosas góndolas y mucho más, vete preparando este imprescindible viaje.