Biarritz: el país vasco francés

Biarritz: el país vasco francés

Biarritz es una pequeña ciudad dentro del denominado país vasco francés. Este territorio se encuentra en la región francesa de Aquitania, cerca de Bayona y a 20 kilómetros de la frontera española.

El país vasco francés no es un territorio político como tal, sino una región de amplia historia y cultura. Biarritz se puede considerar la comuna más conocida y con más encanto. Sus idiomas oficiales son el francés, el vasco y gascón.

Un resumen de su historia

Biarritz es una ciudad balnearia muy famosa desde hace dos siglos. El conocido escritor Víctor Hugo ya advirtió el “riesgo” que corría la ciudad de convertirse en célebre por sus balnearios en 1843.

Anteriormente, su sustento desde el siglo XI se basaba en ser un puerto pesquero de ballenas en pleno Mar Mediterráneo. Durante la Edad Media su nombre era Beariz y formaba parte del territorio de Labort, una de las siete provincias tradicionales del País Vasco español y región histórica de Francia.

La mujer de Napoleón III, la emperatriz Eugenia de Montijo, se enamoró de Biarritz a mediados del siglo XIX y ordenó construir una residencia veraniega. A partir de este momento la ciudad se empezó a transformar y a darse a conocer por sus agua terapéuticas.

Qué visitar en Biarritz

Sus seis kilómetros de playas de fina arena y agua con propiedades curativas son un maravillosos destino veranieno. La más famosa es La Grande Plage pero cualquiera es digna de un baño.  Además, son muy apreciadas por los surfistas.

El antiguo Puerto de los Pescadores data del año 1870 y aunque ya casi carece de actividad es una visita obligada. Está rodeado de restaurantes donde comer pescado fresco en unos edificios emblemáticos.

La Roca de la Virgen (Rocher de la Vierge) debe su nombre a la estatua de la Virgen que la corona en señal gratitud por una leyenda que cuenta que unos pescadores se salvaron de un naifrágio gracias a una luz cegadora. Se puede acceder al lugar por una plataforma diseñada por Eiffel (el mismo arquitecto que de la torre de París).

Otro de los puntos turísticos más importantes es el Museo del Mar. Es una visita por mar abierto para conocer las distintas especies marinas, técnicas de pesca y embarcaciones entre otras sorpresas.

El Faro de Biarritz domina el cabo Hainsart que separa la costa arenosa de Landas de la rocosa del País Vasco. Desde sus 73 metros por encima del mar, tras subir 248 escalones, puede verse un paisaje excepcional e, incluso, la cordillera de los Pirineos.

Otras paradas imprescindibles son el mercado Halles, la Capilla Imperial y su Iglesia Ortodoxa. Una pequeña ciudad con muchas opciones para perderse.

 

Foto | Loïc LLH | Commons.wikimedia.org

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!
Cocido madrileño

10 platos típicos de Madrid

La capital de España es conocida por muchas cosas: sus noches, sus monumentos, sus fiestas patronales… Es ideal para los turistas, hay todo lo que te puedas imaginar.

Pero, ¿y la comida? Como en el resto del país, la gastronomía es exquisita y pero vamos a ver los 10 platos típicos de Madrid que debemos probar si visitamos la ciudad o si vivimos en ella, porque no solo de vive de las tapas.

Cocido madrileño

Sopa, garbanzos, fideos, carne, patata, chorizo y jamón pueden ser los ingredientes más comunes pero en cada casa y restaurante encontrarás su toque especial: repollo, morcilla, zanahoria… ¡Todos igual de ricos!

Bocadillo de calamares

Un buen bocadillo de calamares no puede faltar en Madrid. Tan simple como calamares rebozados y fritos metidos en pan. Para ponerle el broche final, no hay nada mejor que comerlo en la Plaza Mayor.

Potaje

Otro plato de cuchara pero ¡qué plato! Como el cocido, cada maestrillo tiene su librillo, pero los garbanzos, las judías blancas, las espinacas y el bacalao son sus ingredientes principales. Siempre apetece, sea invierno o verano.

Gallinejas y entresijos

Aunque al oír que son vísceras de cordero algunos no las quieran probar, lo cierto es que rebozados y fritos hacen las delicias de cualquier comensal. ¡Hay que darles una oportunidad!

Callos a la madrileña

La estrella de la casquería (con permiso del anterior). Callos, morro, ternera, chorizo, morcilla y un buen sofrito acompañados por unos garbanzos. No nos faltará energía para recorrer la ciudad.

Caracoles

Este plato e típico de los bares más tradicionales de Madrid. No solo por lo entretenido que es comérselos, si no por el toque picante de la salsa de los caracoles cocidos.

Rabo de toro estofado

Como ciudad taurina y especialista en carnes, no podía faltar un buen estofado. Un sofito de verduras, rabo de toro y paciencia para disfrutarlo.

Sopa de ajo

La receta de la abuela. Agua o caldo, pan duro, pimentón y ajo acompañado de un huevo. No hace falta nada más.

Rosquillas de San Isidro

El patrón de Madrid acompaña cada mes de mayo su fiesta con unos buenos dulces: rosquillas tontas listas, francesas y de Santa Clara, para todos los gustos.

Chocolate con churros

Aunque es típico del invierno, no hay nadie que visite Madrid y se vaya sin pasar por la Chocolatería de San Ginés a comer unos churros con chocolate. Se pueden comer en otros muchos sitios de la capital y siempre dejan buen sabor de boca.

Buñuelos de viento

Un postre típico en las celebraciones de todos los santos que es tan simple como una masa frita en forma de bola. ¿Su peculiaridad? Que se pueden rellenar con un montón de cosas, hay para todos los gustos.

¿Cuáles son tus platos favoritos de Madrid?

Foto | Fotolia.com

Pueblos del pasado

España cuenta con pueblos cargados de historia. De norte a sur, hay regiones en los que el tiempo parece haberse detenido y las tradiciones aún no se han perdido y guardan todo su sabor y peculiaridades. Lugares que parecen ser pueblos del pasado.

Pueblos del pasado

Pueblos del pasado

En el Cantábrico los bosques y la lluvia son los protagonistas. Cantabria cuenta con algunos de los pueblos más bonitos de EspañaBárcena Mayor es uno de ellos, pero el rey es Santillana del Mar. Esta localidad, de casas balconadas, vive en torno a su gran Colegiata Santa Juliana, obra maestra del románico.

Castilla guarda algunos de los mejores pueblos medievales

Ancha es Castilla, dijo una vez Antonio Machado, y es que Castilla, cuenta con algunos de los pueblos medievales mejor conservados de Europa. Uno de ellos es Pedraza de la Sierra, cerca de Segovia capital. Con poco más de 400 habitantes sus casas blasonadas e históricos edificios convierten a su plaza mayor en una de las más bonitas de España.

Sigüenza, en Guadalajara, es otro pueblo con gran encanto, contando con una imponente catedral románica del s. XII y un castillo, convertido en Parador Nacional, que domina la localidad de calles empedradas desde lo alto.

Y de la antigua Corona de Castilla, a la de Aragón. En la provincia de Teruel quedan auténticas reliquias de tiempos pasados. Albarracín, es uno de esos lugares que no pueden faltar en nuestra ruta. Sus calles estrechas guardan la catedral de San Salvador, bajo la sombra del gran castillo y murallas que hay sobre la colina. Estas tierras cuentan con otros pueblos cargados de historia como Daroca o Valderrobres, este último ya en el límite con tierras catalanas.

 El aire morisco de los pueblos andaluces

A medida que se viaja hacia el sur de España, el color blanco va ganando terreno en las paredes de las casas. Los castillos de origen árabe pasan a ser protagonistas, al igual que los azulejos. Los musulmanes dominaron Andalucía durante gran parte de la Edad Media, por lo que su legado es incalculable.

En las montañas de Jaén, Cazorla, que da nombre a la sierra en la que se encuentra, está formada por un puñado amplio de casas blancas entre iglesias del s. XVI y el castillo de la Yedra, de origen árabe. Pero el sabor de Al-Andalus se guarda en un pueblo como Vejer de la Frontera, Cádiz. Sus calles se apiñan en un arrabal de paredes blancas, situadas dentro del recinto amurallado.

Ahora eres tú quien tiene que aventurase a descubrir algunos de estos pueblos del pasado, cargados de historia.

Foto | Fotolia.com

Restaurantes emblemáticos de Gran Canaria

Restaurantes emblemáticos de Gran Canaria

¿Tienes pensado pasar unas vacaciones en Gran Canaria? Buscar alojamiento, conocer las mejores playas, actividades a realizar… pero también tendrás que comer. Vamos a recomendar algunos de los restaurantes más destacados de la isla, para todos los gustos y para todos los bolsillos.

Restaurantes emblemáticos de Gran Canaria

Restaurantes emblemáticos de Gran Canaria

Casa Yolanda

Situado en la Cruz de Tejeda, en el corazón de la isla, posee unas vistas panorámicas inmejorables desde su balcón. Entre sus platos destacan los asados, hay que recordar que estamos en una zona de montaña, por lo que la carne de cerdo y cabra son protagonistas.

El Padrino

Desde 1974 llevan sirviendo platos típicos desde el barrio de Las Coloradas en Las Palmas de Gran Canaria, con increíbles vistas a la playa de Las Canteras. Sus precios son asequibles. El caldo de pescado, el sancocho de cherne y el potaje de jaramagos son sus platos estrella.

Ca’ Ñoño

Otro local típico en la zona de Las Canteras es el Ca’ Ñoño. Estando a pie de playa, sus bocadillos de calamares y pulpo son conocidísimos, de la misma forma que sus raciones y sus otros platos, muy económicos para toda la familia.

Dedo de Dios

Otro de los restaurantes emblemáticos de Gran Canaria, situado a pie de playa en el Puerto de Las Nieves, Agaete. Nada más entrar nos sorprenderá las grandes plantas que caen desde las macetas que cuelgan del techo. Con unos precios muy económicos, destacan sus pescados y calamares, aunque cuenta con cocina internacional.

Las Lagunetas

El bodegón Las Lagunetas, es un referente de la zona comercial de Triana de la capital grancanaria. Su cocina variada, tradicional, a precios asequibles, atrae a un público de todo tipo. Destacan sus buenos vinos, procedente de bodegas de la isla, y la buena gastronomía.

Al rico mojito de Tuno Indio

Una foto publicada por El Alpendre Del Arte (@elalpendredelarte) el

La Cilla

Para poder entrar hasta el comedor hay que atravesar la montaña a través de un túnel. Si algo destaca a la localidad de Artenara son sus cuevas, por lo que no debía de faltar un restaurante enclavado en una. Su cocina es de ámbito internacional, aunque destacan sus carnes a un buen precio.

El Alpendre del Arte

Aunque si lo nuestro es comer en un ambiente bohemio, lo mejor sería ir a El Alpendre del Arte, en Agüimes, ubicado en un antiguo edificio de la villa. Cuenta con música en directo y cócteles.

Cofradía de Pescadores

La Cofradía de Pescadores del Puerto de Mogán está rodeada de barcas que traen cada día el mejor pescado para la mesa del cliente. Aunque sus precios son más elevados, la calidad de sus pescados frescos es inmejorable, además de un servicio excelente.

¿Conoces otros restaurantes emblemáticos de Gran Canaria?

Foto | Fotolia.com