Usted está aquí: Inicio - Destinos - Europa - Sicilia: La isla encantada parte 2 de 2

Sicilia: La isla encantada parte 2 de 2

Escrito por de 14 de agosto de 2008 con 0 Comentarios

Hoy seguiremos contándoles sobre sus playas y los principales puntos turísticos de esta isla rodeada por los mares Mediterráneo y Tirreno.

Te acordarás de Taormina

Tal como sugería el título de la obra de Silvina Bullrich, Taormina es una ciudad inolvidable. Emplazada a 200 metros de altura sobre el Monte Tauros fue, por su incomparable belleza, el lugar de descanso de famosos pintores, escritores y estrellas de cine: Truman Capote, Salvador Dalí o Tenessee Williams venareaban aquí, lo mismo que Greta Garbo, Cary Grant y Rita Hayworth.

En Taormina, junto con los usos y costumbres típicamente sicilianos, hay reminiscencias de la ocupación de la corona de Aragón que se pueden apreciar en detalle de los palacios de Corvaja y Ciampoli, de estilo gótico catalán; en las callas floridas de corte medieval, en la catedral de Taormina y en Il Duomo del San Nicolo. Es bueno recordar que el centro de Taormina es peatonal, así que allí conviene moverse en transporte público o a pie. Desde Mazzaro, la playa a los pies de la ciudad, se puede ir en autobús o funicular al final de Via Luigi Pirandello, el camino que sube desde el mar al centro de Taromina. Allí, la Porta Messina da la bienvenida a la calle principal, el Corso Umberto I, repleto de tiendas de ropas, antigüedades y balcones floridos.

Los apasionados de la historia no pueden dejar de visitar Agrigento y Selinunte. La primera, sobre las costas del Mar Mediterráneo, posee un conjunto de tempolo griegos muy bien conservados. Selinunte, en la provincia de Trapani, en la costa sudoeste de Sicilia, es uno de los enclaves arqueológicos más destacados del Mediterráneo y el yacimiento griego más extenso de la región.

Recorrido por las playas

Aunque las playas de Sicilia no son tan famosas como otras del Mediterráneo, vale la pena recorrerlas porque tienen sus propios encantos. En la parte occidental de la isla se destacan las costas de arena fina y blanca de Scala Dei Turchi y Siculiana Marina, en la provincia de Agrigento. En el norte, a 39km de Trapani, está San Vito lo Capo, una de las más concurridas con complejos hoteleros e nivel y buenos balnearios.

En las cercanías de Palermo hay aldeas de pescadores con balnearios que resultan ideales para disfrutar del sol y de los platos típicos con frutos del mar. Sferracavallo o Mondello son los sitios más visitados. La playa de Cefalu, sobre el Tirreno, forma junto a sus muelles y la efigie de la catedral una de las postales más conocidas de Sicilia. Sobre la costa oriental, al norte se destacan Capo d´Orlando en el magnífico litoral de San Gregorio, donde las puestas del sol son maravillosas y las playas y lagos de Marinello donde se forman pequeños lagos naturales al borde de la playa.

Islas y pequeños pueblos

En Sicilia, los pequeños pueblos, así como los archipiélagos que rodean a la isla, también son dignos de una recorrida. Aci Castello es un pequeño centro agrícola y pesquero situado a ocho kilómetros de Catania, en la costa oriental de Sicilia, que en verano se convierte en centro turístico gracias a sus playas de roca de lava volcánica. Stromboli, que forma parte de las Islas Eolicas, es conocida fundamentalmente por el volcán de ese nombre. De sus tres cráteres activos salieron los personajes de Julio Verne en Viaje al Centro de la Tierra y aquí Roberto Rosellini dirigió a su pareja Ingrid Bergman en el film Stromboli. Lípari, la capital de las Eolias, tiene su acrópolis amurallada. La ciudad se compone de dos ensenadas conocidas como Marina Larga y Marina Corta y en el medio de ellas se alza la acrópolis. La catedral de Lípari, San Bartolomeo, fue construida en 1080 por el rey normando Roger I, y reconstruida varias veces después de las destrucciones. El Museo Arqueológico de Eoliano custodia una de las más grandes colecciones arqueológicas de Italia.

Otra forma de recorrer las islas es en excursiones marítimas y una de las más recomendables es la que da la vuelta completa a la isla de Sicilia por la ruta panorámica. Un dato para tener en cuenta es que los caminos por tierra son estrechos, con muchas curvas, y los sicilianos son temerarios al volante, lo que requiere de extrema precaución de los turistas que elijan ir conduciendo.

En materia de alojamiento, Sicilia puede ser algo despareja. En Palermo y Catania, las ciudades principales, hay diversidad de hoteles, pero en las ciudades más chicas, conviene optar por algún Bed&Breakfast, alquilar bungalows o un apartamento. Los Bed&Breakfast, más rurales que urbanos, te pondrán en contacto con la gente y la gastronomía del lugar, especialmente sus vinos. Copas de moscazo, de Marsala o de Nero d’ Avola, todos vinos típicos sicilianos, permiten brindar frente a los paisajes más espléndidos.

Deja un comentario