Conoce las dehesas, el hábitat ideal para la felicidad del cerdo ibérico

Conoce las dehesas, el hábitat ideal para la felicidad del cerdo ibérico

Una buena materia prima es muy importante para que los jamones ibéricos de bellota adquieran ese sabor especial que los hace tan apetecibles para nuestro paladar. Como no podía ser de otra forma, el hábitat en el que se desenvuelven los cerdos ibéricos a lo largo de su vida juega un papel fundamental a la hora de contribuir a su felicidad. Por ello, el hábitat ideal para ellos son las dehesas.

¿Qué son las dehesas?

La dehesa es un bosque en el que abundan las encinas (con sus esenciales bellotas), alcornoques y otras especies que funcionan como tierra de pasto para los animales, sobre todo para los cerdos ibéricos. En España, existen actualmente alrededor de 4 millones de hectáreas de suelo de dehesa.

Sin ir más lejos, esa es una de las razones del éxito de nuestro país en materia de productos ibéricos. A diferencia de otros animales criados y alimentados en cautividad, las dehesas se presentan como el lugar de esparcimiento ideal para los cerdos ibéricos, mejorando así su alimentación y su relación con otros ejemplares de su misma especie.

En este sentido, tampoco hay que olvidar un factor que muchas veces se pasa por alto. El cerdo es un animal social al que le gusta la compañía de otros cerdos como forma de sentirse mejor. En resumen, cuanto más feliz sea un cerdo ibérico mientras vive paseando por la dehesa, mejor será su alimentación y mayor será la calidad de los productos que aporta.

¿Por qué son importantes las dehesas para los jamones ibéricos de bellota?

La calidad de los jamones ibéricos de bellota se consigue mediante un cuidado proceso en el que la alimentación de los cerdos tiene un papel esencial. Los auténticos ibéricos de bellota adquieren su excepcional sabor gracias a los alimentos que consumen los cerdos en las dehesas. Por ello, su importancia radica en que en estos lugares, existe una gran cantidad de bellotas que les aporta el complemento idóneo durante sus últimos meses de engorde.

El consumo de estos frutos no solo es importante a la hora de obtener el sabor característico de un jamón ibérico de bellota. En las dehesas el cerdo vive en libertad acompañado de otro grupo de la misma especie. Se mueven por ellas y comen sus bellotas para engordar. Además, gracias al ejercicio que realizan durante todo el día, fortalecen sus músculos, permitiéndonos disfrutar de unas carnes aún más jugosas.

Si queréis descubrir más detalles de la importancia de las dehesas en la producción de los jamones ibéricos de Guijuelo, os recomendamos que visitéis la tienda online de Tu Jamón directo y así, podréis comprobar de primera mano cómo saben los mejores embutidos ibéricos procedentes de las mejores dehesas españolas.

You May Also Like

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>