Roma: dos lugares imprescindibles

Plaza de San Pedro Plaza de San Pedro

Hoy en Saltamontes os acercamos a dos monumentos que no os podéis perder si visitáis la capital italiana.

Plaza de San Pedro

Plaza de San Pedro

Algunas ciudades tienen marca de fascinación por todo el planeta. Roma pertenece por derecho propio a esa estirpe. La ciudad eterna tiene bien ganado el calificativo. Existe desde hace más de tres milenios, con una relevancia fabulosa, tanto por proyección como por regularidad en el tiempo.

Ciudad del Vaticano

Si estás en Roma y sientes devoción, o interés tanto da, por la religión y su papel como patrocinadora de los mejores logros del arte renacentista, debes ir directo a visitar la Ciudad del Vaticano, la urbe-estado que cobija el gobierno (y el patrimonio más sobresaliente) de la Iglesia Católica. Allí, el caballero Buonarroti compuso su obra maestra: el techo de la Capilla Sixtina, pintada entre 1508 y 1512, que representa nueve historias del Génesis, labor que realizó como treintañero, entre otras el diluvio, la creación de Eva y la separación de la luz y la oscuridad.

En la misma capilla, también se puede apreciar un mural sobre el Juicio Final, que Miguel Ángel empezó a pintar 25 años después de que confeccionara la bóveda de la misma. En este caso, retrató con su innegable ingenio la Asunción, la Natividad de Cristo y el Descubrimiento de Moisés, entre otras escenas; con la figura de un Cristo enojado y colérico (uno de los pocos retratos del hijo de Dios en los que se le ha imaginado como ‘fieramente humano’) como eje central del fresco, en el que el Mesías divide a los pecadores y justos.

Fontana de Trevi

La vena civil de la ciudad se alimenta también con fuentes y acueductos. Dentro del primer grupo, sobresale la Fontana de Trevi. ¿Qué podemos decir de ella? Primero, que es la fuente más grande (y también la más ambiciosa) del periodo barroco de la ciudad.

El cine entronizó su leyenda con inolvidables películas como La Dolce Vita. ¿Y cuál es su leyenda? Consiste en arrojar tres monedas y, según esa fantasía popular, el ritual te garantiza volver a Roma (hay quien añade que enamorado). El caso es que el ayuntamiento de la ciudad suma una buena cantidad de dinero, en torno a los 900.000 euros anuales, que reinvierte en una fundación que ayuda a las personas con menos recursos de Roma.

¿Qué siente uno cuando visita la Fontana? Dependerá del momento vital, la compañía, el ambiente y tus expectativas. Pero La impresión personal es que la fabulosa fuente, con cerca de 40 metros de longitud, es fantástica pero que está edificada en una plaza muy pequeña y superpoblada de gente.

You May Also Like

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>