Un domingo por San Telmo, Buenos Aires

quevisitarenargentina.blogspot.com

Foto de quevisitarenargentina.blogspot.com

A pesar de ser un lugar perfecto para visitar cualquier día de la semana, sin lugar a dudas el domingo es el día en el que el barrio sale a la calle. Las aceras se llenan de gente y las tiendas sacan sus escaparates al exterior, numerosos artistas y artesanos extienden en el suelo, piso como lo llaman allí, sus creaciones. El barrio entero se cubre del exquisito olor de las brasas y del dulce aroma de los frutos secos garrapiñados. Y junto al olor a comida, otro aroma igualmente maravilloso, el del tango en directo interpretado por las numerosas bandas musicales que copan cada esquina.

Ropa vintage y antiguedades en San Telmo

Nuestro paseo comienza en la calle Defensa, la artería principal del barrio, es allí donde se concentran la mayor parte de las atracciones del mercado de los domingos. Es mejor comenzar temprano ya que rápidamente el barrio se llena de turistas y eso complica mucho disfrutar de muchos puestos con tranquilidad. En un lado y otro de la calle encontramos infinidad de toldos con souvenirs (camisetas de Mafalda, mates de calabaza, jarras de cerveza Quilmes y un largo etcétera), pero también improvisadas tiendas de ropa anticuada y chaquetas de cuero a muy buen precio (entre 10 y 90 pesos argentinos). Es aconsejable tomarse su tiempo y no pasar por encima algunas galerías donde podemos encontrar auténticas joyas vintage.

Parrillas y pizzerías al estilo porteño

Si las compras nos habren el apetito, la oferta gastronómica del barrio es variadísima en día de mercado, podemos optar por comer un rico pan relleno recién hecho y comprado en la calle, empenadas y alfajores artesanales (para los más golosos). Si se cuenta con un bolsillo más desahogado no podemos dejar de visitar la cava de vinos Sagardi, en pleno corazón de San Telmo (Humberto Primo 319, entre Defensa y Balcarce), “pintxos” vascos con un toque porteño marinados con buenos vinos internacionales. Si el cuerpo nos pide algo más consistente, tenemos multitud de parrillas en las que disfrtutar de un tradicional asado (El Desnivel, La Brigada, Don Ernesto, etc.).

Tras una comida copiosa, toca seguir recorriendo cada rincón de esté barrio mágico, para bajar el empacho podemos disfrutar de un zumo natural recién exprimido por 5 pesos. Merece la pena detenernos en la Plaza Dorrego, el verdadero pulmón del lugar donde cada domingo decenas de puestos se reúen para vender sus antiguedades. Por supuesto, otra parada obligatoria está en el mercado de San Telmo (calle Defensa) en el que podemos encontras más tiendas de antiguedades y ropa usada, pero también verdulerías y carnicerías muy curiosas. Este mercado abre todos los días de la semana, pero el domingo en el día en el que casi todos los puesto deciden abrir para los visitantes.

A partir de las 5 de la tarde el barrio empieza a llenarse de comparsas musicales que amenizan el último tramo del día, muchos turistas se unen al ritmo frenético de los tampores y la calle se llena de ruido y diversión.

Si el hambre nos vuelve a atacar después del baile, esta vez podemos probar con una estupenda porción de pizza en uno de los locales más antiguos de la ciudad, Pizzería Pirilo.

El día termina, pero la vida en el barrio continúa por la noche en los bares que acompañan sus cervezas con bandas de jazz y rock argentino. Ya lo sabéis, San Telmo es una parada obligatoria en la visita a una ciudad, Buenos Aires, que sigue cumpliendo años sin perder el encanto de sus primeros pasos.

You May Also Like

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

3 Comments

  1. 1

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>